GobOax Head
GobOax Head

7 creencias religiosas que han sido desmitificadas por la ciencia

7 creencias religiosas que han sido desmitificadas por la ciencia

La Semana Santa, fecha esperada por muchos, ya sea por la conmemoración anual donde los católicos celebran la pasión, muerte y resurrección de Jesús, o porque simplemente es el primer fin de semana largo desde el Año Nuevo, siempre es una fecha bastante célebre en nuestros calendarios, seas o no creyente.

Durante esos días suelen prevalecer las películas religiosas por la televisión y los tan esperados huevos de pascua para los niños (adultos también). En resumen, una fecha que nos convoca muchas sensaciones diferentes, pero que nos trae al recuerdo que el motivo de la celebración está directamente relacionado con temas religiosos cristianos.

Las historias religiosas siempre son especiales. En ellas se suele encontrar desde temáticas cotidianas hasta historias muy fantásticas, en las cuales durante muchas ocasiones su veracidad puede ser un tanto cuestionable.

Es verdad que la religión se basa principalmente en la fe, la cual puede ser definida como una creencia o esperanza personal en la existencia de un ser superior, ya sea un dios o varios dioses. Sin embargo, en nuestros días la religión ha sufrido diversos cuestionamientos sociales.

Ciencia desmintiendo a la religión

Es por esto que, para que la religión pueda ser cuestionada, la forma más común y lógica de hacerlo es a través de la ciencia. Esta se define como el sistema ordenado de conocimientos y estructurados los cuales estudian, interpretan e intentar definir la realidad, los fenómenos naturales, sociales y artificiales a través de la observación y el método científico.

Gracias a los avances que ha tenido el mundo de la ciencia principalmente durante los dos últimos siglos, muchas historias religiosas, que generalmente tienen su origen en la fantasía y ficción digna de la mitología con falta de evidencia, han sido desmentidas gracias a los avances ocurridos en mundo de ciencias lógicas.

Es por esto que queremos crear un poco de conflicto entre las dos formas más diferentes y opuestas de comprender la realidad, ciencia y religión, y contar todos los sucesos religiosos que han sido desmitificados y desmentidos gracias a los avances en los conocimientos científicos y la modernidad.

Religión o mitología

Jesús resucitó a Lázaro

Todos recordamos a Lázaro de Betania, el personaje bíblico que según el nuevo testamento en el evangelio de Juan estaba muerto y volvió a caminar.

Se cuenta que Jesús cuando volvió por tercera vez a visitarlo, lo encontró muerto.

“Nuestro amigo Lázaro duerme, pero yo voy a despertarlo”, estas fueron las palabras que emitió Jesús antes de pedir que hiciera abrir el sepulcro de su amigo y lo reviviera 4 días después de su muerte en frente de todos. Sin embargo, existe un concepto de la ciencia de la medicina inspirado en este suceso religioso denominado “síndrome de Lázaro”, el cual consiste en una acumulación de presión en el tórax causada por la reanimación cardiopulmonar.

Una vez que esta se detiene, la presión puede liberarse de forma gradual y poner en marcha otra vez el corazón, incluso pasado algunos días de la “muerte”. Es con este proceso médico con el cual la ciencia ha desmentido a la religión con respecto a la muerte y posterior resurrección de Lázaro.

La mujer proviene de la costilla del hombre

Esta particular historia, tiene un origen que roza tanto lo curioso como lo divertido. Surgió hace miles de años cuando “sabios” de aquella época notaron que el ser humano era el único mamífero que no tenía el hueso peneano en comparación con otros animales, todo esto para lograr la erección del órgano genital masculino.

Es por esto que algunos de aquellos eruditos de la época señalaron que Dios le había quitado el hueso al hombre para así poder construir a la mujer.

Luego, cuando fue escrito en el Génesis, la historia fue cambiada un poco y derivó finalmente al que llegó a ser el relato final. Una costilla del hombre fue sacada y utilizada para crear a la mujer, un poco diferente del relato original en todo caso.

Claramente esto no es cierto, ya que gracias a las teorías sobre la evolución se ha comprendido mejor el origen de todas las especies desde una perspectiva científica evolutiva, en la cual ningún animal, incluyéndonos nosotros, queda fuera de ello.

Dios destruyó el mundo con el diluvio

Otra fantástica historia es el recordado fenómeno ocurrido llamado el diluvio universal. Esta historia, perteneciente al Génesis cuenta sobre una inundación ocurrida debido a que Dios emite su juicio contra la humanidad para que pague sus pecados provocando una gran lluvia en toda la Tierra, donde solo se salvan en un gran Arca Noé y su familia que eran los únicos no pecadores, junto con parejas de diversas especies de animales escogidos para ser salvados.

Es más, en la historia del diluvio, su protagonista Noé tenía más de 600 años, algo que a cualquiera podría hacerle dudar un poco sobre la veracidad de este relato. El arca, luego de sobrevivir al gran desastre del mundo navegando durante un año y once días hasta que quedó varada en la cima del monte Ararat.

El suceso en si no responde para nada a la realidad. Aunque realmente hubiera llovido 40 días y 40 noches sin parar y con la misma intensidad siempre, es prácticamente imposible que se cubriera toda la superficie del planeta hasta superar la cima más alta en el Himalaya.

Un geólogo ingles llamado Charles Lyell estudió la historia durante su vida, esta circunstancia bíblica en detalle, y llegó a la conclusión que esto nunca pudo suceder. Sin embargo, esta historia aún llama la atención de muchos investigadores los cuales buscan demostrar científicamente que el suceso realmente ocurrió, sin llegar a nada concreto, ya que como es lógico, todo indica que esta historia bíblica proviene de la fantasía y no existe prueba real alguna todavía para demostrar su veracidad.

Infierno debajo de nosotros

Esta historia tan especial cuenta que el infierno, lugar donde las almas pecadoras son condenadas a pagar sus pecados en vida debido a una que llevaron una vida terrenal alejada del amor y la compasión en general. Esta situación generó que durante cientos de años las historias contaran que el lugar físico donde estaba ubicado el infierno era debajo de nuestro suelo.

Gracias a la ciencia se ha descubierto que debajo de nosotros existen tres capas denominadas Corteza, Manto y el Núcleo de la Tierra. Este último, está ubicado en el centro del planeta, está compuesto fundamentalmente por hierro, níquel y otros elementos más ligeros en su interior.

Es gracias a estos conocimientos que la idea de que exista un infierno como lo dice las historias religiosas es algo improbable. Lo que existe realmente abajo es calor, pero proveniente de la roca fundida y una gran cantidad de magma existente las cuales ayudan a mantener el movimiento de las placas y la formación de más rocas protegiendo al núcleo terrestre.

Dios está en el cielo

Caso similar ocurre en el caso del cielo. La historia de que Dios está en el cielo es una creencia que se mantuvo durante cientos de años, relacionando siempre el mirar hacia arriba con la divinidad. Sin embargo, como es más que obvio, la ciencia ya tiene comprobado muchos hechos relacionados con este tema.

Desde las diversas capas de la atmósfera, de que somos parte de un sistema solar, el cual pertenece a una galaxia llamada Vía Láctea, la que pertenece a miles de millones de estas ubicadas en un Universo el cual no deja de expandirse y tiene un tamaño totalmente inimaginable, son los argumentos que pueden demostrar que Dios no está necesaria mente mirándonos y juzgándonos desde el cielo.

El mundo se creó en 7 días

Si Dios creo al mundo, ¿Quien creó a Dios? Este clásico cuestionamiento les nace a muchos al momento de pensar en la historia bíblica que explica la creación del mundo. Esta cuenta que el gran creador dio vida y forma a la Tierra en solo 7 días.

Claramente esta anécdota bíblica formadora del Génesis, proviene de una historia cercana a la fantasía. Gracias a los avances en la astronomía y la física hoy en día tenemos noción científica que el planeta Tierra tiene una edad aproximada de 4.543 millones de años y fue creado gracias a colisiones de fragmentos planetesimales formados por la formación de nuestro Sol.

Alma inmortal

Fue el filósofo San Agustín quien planteó, basándose en la filosofía que predominaba durante la época en la cual vivió, que el ser humano estaba compuesto de tres cosas: Alma, cuerpo y espíritu. El cuerpo es el entorno físico, el alma es aquello que no conecta con la divinidad acercándonos a Dios mientras que el espíritu es el nexo que nos enlaza con lo divino ya que somos seres espirituales.

San Agustín decía que el alma es el amor que nosotros entregamos en la vida y a la vez este acto es Dios. Esto es algo que diferencia a los seres humanos de las “bestias”. El planteamiento del filósofo es profundo, pero no abarca temáticas relacionadas con la conciencia y el acto de la razón, acciones que hemos desarrollado como especie y nos diferencia del resto de especies vivientes.

La ciencia, a través de diversos estudios neurocientíficos y la medicina no han encontrado evidencia de la existencia del alma.

Para esto se han empleado diversos instrumentos tecnológicos para identificar la existencia de esta, pero aún no se ha podido lograr avances comprobados y aceptados por el mundo científico en esta materia.

Fuente: Fayerwayer

Guia 2

Related posts