GobOax Head

Anorexia sexual: deseo en baja, problema en auge

Alrededor de 4 de cada 10  mujeres y 3 de cada 10 hombres sienten en algún momento aversión al sexo, un trastorno del deseo cada vez más frecuente en los consultorios sexológicos. Un especialista nos cuenta de qué se trata.

Lunes, 16 Abril 2012, (entremujeres).- Existen variantes en los problemas del deseo  sexual que van un poco más allá de las disfunciones clasificadas en los manuales  específicos. En la consulta vemos con frecuencia cómo los pacientes refieren dificultades en el  deseo, ya sea por falta o por exceso. La “anorexia sexual” podría considerarse  como la falta de libido o “apetito sexual”, acompañada de una preocupación  excesiva para no tener sexo y alteraciones en la imagen corporal.

Es importante aclarar que  dicho trastorno no está definido ni figura en las clasificaciones psiquiátricas  ni sexológicas con el nombre de Anorexia Sexual, por lo tanto la prevalencia  informada corresponde en general a los Trastornos del Deseo, específicamente un  subtipo, la Aversión al Sexo, que es un cuadro que padecen aproximadamente 4 de cada 10  mujeres y 3 de cada 10 hombres, según un informe de la Sociedad Médica Norteamericana.

En la consulta observamos que existen pacientes que no tienen deseo ni  fantasías, pero además muestran un fuerte rechazo al contacto sexual producto de  un profundo temor. El miedo actúa como un inhibidor de la conducta, convirtiendo  a la persona en un ser aprensivo, con sentimientos de inferioridad, torpeza  corporal, sin recursos amatorios, con la “idea fija” de ser puestos en ridículo  por cualquier partenaire sexual.

Finalmente, el miedo se instala y paraliza, rechazando nuevos  encuentros amorosos. En la Anorexia Sexual el componente que la distingue no es  el miedo sino la convicción (ideas, pensamientos) de que el sexo no es una  experiencia placentera, por el contrario, es vivido como algo traumático y  repulsivo.

El cuerpo pierde sensibilidad, rechazando todo estímulo erótico que  pudiera perturbarlo. Las ideas o pensamientos se convierten en preocupaciones  que ocupan la cabeza, impidiendo toda intromisión de fantasías o estímulos  vigorizantes.

El trastorno puede ser de toda la vida o adquirido: puede aparecer en el inicio de la actividad sexual o luego de un  período de actividad sexual normal. Son frecuentes los casos en los conflictos  interpersonales (ejemplo: insatisfacción matrimonial).

Los factores más  comentados como causales del malestar son: vergüenza, culpa, vivir el sexo como  algo pecaminoso, desconocimiento del propio cuerpo, conductas agresivas del  compañero sexual, etc.

Las personas que padecen Anorexia Sexual  suelen acostumbrarse a usar estrategias para evitar los encuentros, como  acostarse más temprano, descuido del aspecto externo, volcarse en exceso a  actividades familiares o a amistades, o al cuidado de hijos o nietos. En algunos  casos se constata abuso de psicofármacos, alcohol u otras sustancias.

A su vez, la  anorexia sexual puede estar asociada a otras patologías: depresiones,  hipotiroidismo, trastornos obsesivos, o trastorno por estrés postraumático,  sobre todo como resultado de abuso o violación, cirugías mamarias o de otra  región corporal, abuso de alcohol, etc.

Por lo general, las personas afectadas por  Anorexia Sexual tienen rasgos de personalidad similares a la Anorexia Nerviosa  (trastorno de la alimentación): pensamiento perseverante, preocupaciones  obsesivas, rigidez en el comportamiento, pobreza en la expresión emocional,  tendencia a la autoexigencia, cuerpo vedado a las experiencias placenteras,  antecedentes de sobreprotección familiar, etc.

¿Qué hacer?

1)      Ante todo es imprescindible un buen diagnóstico para descartar  enfermedades asociadas (ejemplo: depresión, trastornos obsesivos, abuso de  sustancias, etc.).

2)      Evitar los pensamientos intrusos que alejan las fantasías.

3)      Usar técnicas de relajación y respiración para controlar la  ansiedad.

4)      Tomar contacto con el propio cuerpo: caricias, masajes, baños, etc.,  con la finalidad de recuperar las sensaciones placenteras.

5)      Comunicar lo que te sucede a tu pareja.

6)      En lugar de evitar el encuentro, afrontar la experiencia sexual,  primero sin contacto genital, luego incluyéndolos.

7)      Aprender técnicas que ayuden a modificar la imagen corporal: yoga,  bioenergética, counseling corporal, psicoterapias vivenciales, etc.

Dr. Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo

footer

Related posts