GobOax Head

¿Cómo afecta el frío a nuestra salud y comportamiento?

¿Cómo afecta el frío a nuestra salud y comportamiento?

Los cambios de estación pueden provocar padecimientos en la salud, por ejemplo, la depresión estacional que depende en gran medida a la poca luz natural que hay en ciertas épocas, como en otoño y en invierno, señaló el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

Según el Cinvestav, la poca luz del sol que hay en invierno puede ser un factor importante para desencadenar ese tipo de depresión que se origina durante la estación invernal y a la cual se le llama Trastorno Afectivo Estacional o SAD (por sus siglas en inglés de Seasonal Affective Disorder).

De acuerdo con el investigador del Departamento de Farmacobiología, Alonso Fernández Guasti, este problema puede afectar a cualquier persona, pero los pacientes con antecedentes de depresión y trastorno bipolar son más propensos a desarrollarlo.

Sueño reparador

El frío, el estrés, las preocupaciones económicas, la compra de obsequios, la nostalgia y los excesos en la comida y bebida también pueden provocar que el sueño no sea reparador.

Estas situaciones pueden hacer que una persona desarrolle algún trastorno relacionado con la calidad del sueño, y si ya ha tenido un cuadro similar antes, como insomnio, es mayor la probabilidad de que nuevamente se presenten.

El director del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño (IMMIS), Reyes Haro Valencia, dijo en entrevista que, esos pueden ser en esta temporada invernal los enemigos de un sueño reparador.Nostalgia, ligado a las bajas temperaturas

La nostalgia, las bajas temperaturas y hasta nuestra historia genética, hacen que en invierno tengamos una mayor necesidad de consumir alimentos, tenemos más hambre, y si no tenemos cuidado puede haber una ganancia de peso.

Así como en temporada de verano la temperatura corporal aumenta, en la invernal el frío provoca que baje la temperatura del cuerpo y para recuperarla nuestro organismo nos pide más calorías con antojos de alimentos dulces y con grasa.Basta con que el cuerpo esté dos o tres grados por debajo de los 36 grados centígrados a los que normalmente se encuentra, para que el antojo aparezca, aun cuando en un país con altos índices de sobrepeso y obesidad la mayoría de las personas tienen suficientes reservas para hacer frente a esta condición.

tecreview.itesm.mx

Related posts