GobOax Head

Demanda Flavio Sosa investigar acusación de pederastia eclesial

Oaxaca de Juárez, 20 de mayo de 2012.- En relación con las acusaciones de pederastia contra un sacerdote católico que habría violado a tres menores de edad en San Pablo Huitzo, Santiago Camotlán y Villa Alta, Oaxaca, me permito exponer a la opinión pública lo siguiente:

1. Insulta a nuestra sociedad la posibilidad de que hayan ocurrido hechos como los denunciados.  Peor aún es saber de la inacción de las autoridades responsables de investigar y castigar estos casos, dejándolos en cambio en la impunidad que permite su repetición una, otra y otra vez.

Dado que la acusación de uno de los familiares da cuenta de la omisión gubernamental, exijo a la Procuraduría General de Justicia del estado explicar cabalmente por qué razón no ha sido consignada la averiguación previa 22/DS/2012; informar de las acciones que ya desarrollado en torno a este caso; cumplir con su obligación de investigar de manera exhaustiva y castigar a quien resulte responsable.

2. Hago un llamado a las autoridades del gobierno estatal que corresponda, para que garanticen a los menores afectados la atención médica y psicológica necesaria que les permita continuar su desarrollo físico, mental y emocional.

3. Me dirijo también a las autoridades eclesiales para llamarles respetuosamente a facilitar las investigaciones y poner todo de su parte para que nunca más vuelva a ocurrir una infamia de este tipo.  La Iglesia Católica de Oaxaca tiene la oportunidad histórica de coadyuvar con las indagatorias y demostrar, a contramano de lo que ha ocurrido en otros estados del país, que no intenta proteger a un criminal.

Invisibilizar la agresión y ocultar al agresor no fortalece a nuestra Iglesia; antes al contrario, qué mejor manera de mostrar el amor al prójimo que facilitar el acceso a la justicia; qué mejor manera, si no es protegiendo a nuestros niños y niñas.  Qué mejor manera de engrandecer a nuestra institución que limpiando el ministerio religioso de quienes lo ensucian, agrediendo a la sociedad desde lo más preciado, sensible y doloroso.

Como diputado, pediré a la Comisión Permanente de Derechos Humanos del Congreso local estar vigilante de que el proceso se desarrolle conforme a derecho y apegado al principio del interés superior de la infancia.  Cualquier agresión a nuestra infancia nos hiere, nos lastima en lo más profundo.

FLAVIO SOSA VILLAVICENCIO

DIPUTADO LOCAL

Related posts