GobOax Head

El descanso y la actividad física son aliados de la creatividad

El descanso y la actividad física son aliados de la creatividad

¿Cómo funciona nuestro cerebro en la creatividad? ¿De qué manera podemos incentivarla?

Todos podemos ser creativos. Un docente que tiene que motivar a treinta alumnos adaptándose a las subjetividades de cada uno es creativo. Una mamá que todos los días prepara distintos almuerzos y cenas, y maneja la economía del hogar es creativa. Una abuela que se descubre contándole un cuento de su propia invención a su nieto, aunque eso le hubiese resultado impensado años atrás, también lo es. Como un deporte para el que es necesario entrenar, la creatividad se trabaja, incentiva y promueve. No depende de niveles de inteligencia, es un concepto complejo difícil de considerar y medir científicamente.

La creatividad tiene 4 momentos

La preparación es la primera. No existe un creativo o gran inventor que haya logrado tener una idea genial si antes no destinó muchísimo tiempo a pensamientos profundos y obsesivos sobre el tema correspondiente.

La obsesión y la creatividad están más vinculadas que el coeficiente intelectual y la creatividad. Para ser creativos es necesario pensar obsesivamente sobre una cuestión que ha sido estudiada o es objeto de nuestro conocimiento. Por eso, se dice que “en términos de creatividad, la inspiración es para aficionados”.

La segunda etapa es la incubación de la idea. Los problemas pueden solucionarse de dos formas: una lógica, mediante un pensamiento lento y repetitivo, y una intuitiva. Antes de que las personas resuelvan un problema mediante la intuición, en el cerebro se activan las áreas relacionadas con la imaginación y asociación. Es como si estas áreas cerebrales hablaran entre ellas.

Por el contrario, la concentración para encontrar una idea o una solución novedosa impide que trabajen en forma intensa las áreas que hacen nuevas asociaciones en el cerebro.

Cuando se realiza el acto creativo, el cerebro estaría en un estado oscilatorio que posibilita la sincronización entre grupos neuronales de la misma área cortical o de regiones distantes entre sí que intervienen en una acción motora, una tarea cognitiva o una perceptiva.

Aunque uno no esté concentrado o pensando en algo, el cerebro puede continuar trabajando con la información adquirida en forma previa. Paradójicamente, estos serían los mejores momentos para crear, porque en los períodos de relajación hay inactividad y aparecen los llamados “sueños diurnos” (daydreaming). El sueño también es un estado que facilita la creatividad.

La iluminación es la tercera etapa del proceso creativo. Es el “momento eureka”, el que aparece después del período de relajación.

La verificación constituye el último paso. Se trata del momento decisivo, cuando se pone a prueba aquello que se nos ocurrió y se evalúa cuán efectivo puede resultar.

Beneficios del reposo y el buen dormir

Las neurociencias han podido determinar una serie de redes cerebrales que se activan en forma conjunta y organizada durante estos momentos de relajación.

Los estudios demuestran que la etapa del sueño MOR (movimientos oculares rápidos) contribuye a la resolución de problemas. Esto se debe a que durante esta fase se produce una desinhibición debido a la menor activación de las áreas cerebrales que generalmente regulan el pensamiento lógico.Asimismo, el aprendizaje se afianza al dormir, afectando la creatividad en forma positiva.

En efecto, tanto tanto durante la relajación como durante el sueño, el cerebro sigue activo, trabajando con la información adquirida en forma previa.

Fuente: DERF

footer

Related posts