GobOax Head

Diez reglas de oro para auxiliar en accidentes

Diez reglas de oro para auxiliar en accidentes

Para evitar otros accidentes por culpa del primero hay que asegurar inmediatamente el lugar del siniestro.

En los accidente de tráfico graves, la vida o la muerte es cuestión a veces de minutos, pero no todos los conductores tienen conocimientos básicos de primeros auxilios.

Estas son las diez reglas básicas:

– AYUDAR SIN DUDAR: Suministrar los primeros auxilios no sólo es una obligación moral, sino humano. Por ello hay que dejar el coche propio a una distancia segura del lugar del accidente y ofrecer ayuda. En los primeros auxilios no hay ningún error, sólo el de no ayudar.

– CUIDAR LA SEGURIDAD PROPIA: Ponerse en peligro uno mismo no ayuda a nadie, por lo que hay que activar las luces de emergencia,  y no circular por la carretera, sino por detrás de las barreras de seguridad en el caso de las autopistas.

– ASEGURAR EL LUGAR DEL ACCIDENTE: Para evitar otros accidentes por culpa del primero hay que asegurar inmediatamente el lugar del siniestro colocando los triángulos de seguridad a 100 o 200 metros según el tipo de vía.

– ACTIVAR A LOS SERVICIOS DE EMERGENCIA: En caso de accidente con heridos, hay que llamar rápidamente al número de emergencias. No es necesario dar una situación detallada, sino que basta con un panorama general de la situación: dónde fue el accidente, cuántas personas están implicadas y si están conscientes. Siempre hay que esperar a las preguntas del interlocutor al otro lado del teléfono, no basta con llamar.

– REANIMACIÓN: En caso de que haya personas inconscientes, el dador de la ayuda debe controlar inmediatamente si el herido aún respira, acercando la mejilla a la nariz y boca del herido y mirando si el pecho se mueve. Si no respira, debe comenzar el masaje cardiaco y la respiración artificial. Por cada 30 presiones sobre el pecho del herido se debe insuflar aire en dos ocasiones sobre la boca o la nariz.

– OCUPARSE DE LAS HERIDAS: En los primeros auxilios no hay que ocuparse de todas las heridas, sino centrarse sólo en las sangrantes. Si es posible, es mejor usar guantes y vendajes nuevos. Para cortar la hemorragia hay que colocar el brazo o la pierna en alto y que el vendaje presione lo suficiente.

– LOS MOTOCICLISTAS: El casco puede llegar a ser un peligro una vez producido el accidente, ya que en caso de pérdida de consciencia, se puede asfixiar. Además, la respiración artificial no es posible con el caso, por lo que debe retirarse, pero siempre con mucho cuidado por si hay una lesión en la columna.

– MITIGAR EL SHOCK: Tras los accidentes, los afectados quedan en estado de shock. Los síntomas son la palidez, el temblor o el sudor. Ayuda que el afectado coloque sus piernas hacia arriba para que la sangre llegue a los órganos más importantes, como lo son el corazón y el cerebro.

– DAR CALOR: En estado de shock las víctimas sienten frío aún en un día muy caluroso, por eso es importante, si se puede, cubrirlo con una manta térmica.

– CONSOLAR Y APOYAR: El accidente, más allá de las lesiones físicas, supone también una gran carga psíquica, por lo que es importante consolar y tranquilizar a las víctimas. A menudo basta con hacerles saber que se está ahí y que la ayuda está en camino. En ningún caso se les debe dejar ir, ya que su estado podría empeorar rápidamente aunque crean que se encuentran bien.

Fuente: DPA

footer

Related posts