GobOax Head

Ejercicios para reactivar la circulación sanguínea

Ejercicios para reactivar la circulación sanguínea

La práctica de algunos hábitos saludables puede ayudar a reactivar la circulación sanguínea para aliviar algunas dolencias y prevenir enfermedades. El ejercicio físico, por ejemplo, ayuda a facilitar el retorno venoso de las piernas para evitar la inflamación y varices.

Su práctica regular pone en marcha el flujo sanguíneo por todo el organismo y, a su vez, fortalece las arterias y venas para evitar su deterioro. Además, es uno de los aliados para reducir la presencia de colesterol y toxinas, ambos vinculados con las enfermedades circulatorias.

Lo más interesante es que no hace falta acudir a un gimnasio o centro de entrenamiento para obtener sus beneficios. Hay una serie de actividades que se pueden realizar desde casa sin necesidad de máquinas o herramientas profesionales.

¿Te interesa conocerlas? Repasemos por qué es importante reactivar la circulación sanguínea y varios ejercicios sencillos que se pueden añadir a la rutina.

¿Cuál es la importancia de una buena circulación sanguínea?

Todos los órganos del cuerpo dependen de una buena circulación para trabajar en óptimas condiciones. Por ello, cuando hay algún tipo de dificultad u obstrucción, se pueden desencadenar graves síntomas y enfermedades que reducen la calidad de vida.

Una buena circulación permite transportar el oxígeno y los nutrientes sin interferencias. Por lo tanto, es clave para transportar la energía necesaria para todas las funciones del organismo.

¿Por qué se producen los problemas circulatorios? Hay varios motivos:

Llevar un estilo de vida sedentario.
Consumir alimentos ricos en grasas saturadas y grasas trans.
Tener problemas de colesterol alto y diabetes.
Consumir bebidas alcohólicas y tabaco.
Usar prendas de vestir demasiado ajustadas.
Sufrir enfermedades cardiovasculares.
Estar sometidos al estrés.

Los 5 mejores ejercicios para reactivar la circulación sanguínea

Los movimientos que se realizan con el cuerpo al hacer ejercicio son excelentes estimulantes del flujo de sangre. Por lo tanto, si hay motivos para querer reactivar la circulación sanguínea, lo mejor es empezar a realizar algunas actividades como parte de los hábitos diarios.

1. Elevación de piernas

La elevación de piernas es una actividad sencilla que ayuda a fortalecer los músculos mientras mejora la circulación de la zona inferior. Se recomienda como aliada para evitar las varices, dado que también disminuye la inflamación causada por la tensión.

¿Qué debes hacer?

Acuéstate en el suelo o en la cama, eleva las piernas hacia el techo y trata de extenderlas al máximo.
Sostén la postura unos segundos, flexiona las rodillas y vuelve a estirar.
Realiza entre 15 y 20 repeticiones, hasta que te sientas más relajada.

2. Bicicleta acostada

Aunque el ejercicio regular en bicicleta es una excelente manera de reactivar la circulación, la emulación de bicicleta también tiene interesantes beneficios. Su práctica fortalece la pared abdominal mientras mejora el retorno sanguíneo hacia el corazón.

¿Qué debes hacer?

Acuéstate boca arriba, con las manos sobre la cabeza o en el cuello y las piernas estiradas.
Eleva un poco las piernas y empieza a simular el pedaleo en bicicleta durante un minuto.
Contrae el abdomen para que las piernas no caigan con facilidad al suelo.
Haz 2 o 3 repeticiones, de un minuto cada una.

3. Elevación de talón

Como lo dice su nombre, este ejercicio consiste en elevar el talón, de tal modo que los pies quedan en puntillas. Es un movimiento que permite reactivar la circulación sanguínea y, de paso, fortalecer los gemelos.

¿Qué debes hacer?

Párate erguida, con las manos a los costados del cuerpo sujetando unas pequeñas pesas.
Levanta los talones del suelo, de tal modo que la presión quede en las puntas de los pies.
Sostén durante 3 o 5 segundos y vuelve a la posición inicial.
Realiza entre 15 y 20 repeticiones.

4. Steps

Hay varios motivos por los que se recomiendan los steps para la salud circulatoria. En primer lugar, es una actividad cardiovascular que ayuda a perder peso, lo cual disminuye la presión sobre las venas. Por otro lado, facilita el retorno venoso y disminuye la inflamación de las piernas.

¿Qué debes hacer?

Busca un banco o un elemento similar a un escalón para subir los pies.

Cuando lo tengas listo, pon un pie sobre la superficie y, con los brazos a los lados, transfiere tu peso y endereza la pierna de adelante.

Intercambia de pierna de manera alterna y repite los movimientos 15 veces.

5. Separación de piernas

Esta actividad se puede hacer en el suelo o una superficie más cómoda como la cama o un tapete de yoga. Debido al movimiento que implica, la circulación retorna de la parte inferior del cuerpo hacia el corazón, disminuyendo la aparición de varices.

¿Qué debes hacer?

Acuéstate sobre la superficie elegida, mirando hacia el techo.

Levanta las piernas estiradas y sepáralas hacia los lados sin dejarlas caer al suelo.

Vuélvelas a juntar y repite estos movimientos de 15 a 20 veces.

¿Estás sintiendo pesadez en tus extremidades? ¿Notas algunas venas inflamadas y amoratadas? Entonces debes practicar estos ejercicios. De hecho, puedes hacerlo antes de sufrir algún problema circulatorio. Son muy beneficiosos y no te quitarán demasiado tiempo

Fuente: mejorconsalud

footer

Related posts