GobOax Head
GobOax Head

El adiós físico de Francisco Toledo le abre paso a su inmortalidad

El adiós físico de Francisco Toledo le abre paso a su inmortalidad

La noche del 5 de septiembre en Oaxaca, falleció Francisco Toledo (1940-2019). Tenía 79 años y no sólo fue el artista mexicano más importante de la segunda mitad del siglo XX, sino el filántropo más activo, el impulsor de proyectos culturales como el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) y el Centro de las Artes San Agustín (CaSa).

Fue pintor, escultor, ceramista y dibujante, dotado de una obra transgresora, el activista más respetado, el benefactor de la cultura y del patrimonio oaxaqueños que, recientemente se opuso a la proliferación del maíz transgénico y al Tren Maya.

La noticia fue confirmada por la familia Toledo a través de un mensaje en redes sociales: “La familia comunica con profunda tristeza que el maestro Francisco Toledo ha fallecido. Pedimos respetar nuestro dolor y la manera en que nuestro padre manejó su intimidad. Gracias por sus muestras de cariño y comprensión. A partir de las 23:30 de hoy (anoche) en el IAGO habrá una ofrenda para quien quiera acudir”.

De acuerdo con fuentes locales y federales, el artista falleció tras varias semanas de presentar un cuadro delicado de salud relacionado con cáncer y trascendió que sus restos sean trasladados a Juchitán, aunque la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto, informó que viajará hoy a Oaxaca para reunirse con la familia y definir un homenaje nacional.

Sobreviven sus cuatro hijos: Natalia, actual subsecretaria de Diversidad Cultural; la artista visual Laureana Toledo; el también artista Jerónimo López Ramírez (Dr. Lakra), y Benjamín.

Son referentes de su obra los papalotes que produjo desde 1998 y que cobraron fuerza con la desaparición de los 43 de Ayotzinapa. También la ilustración de la Zoología fantástica de Jorge Luis Borges; el Nuevo Álbum de Zoología, de José Emilio Pacheco; las fábulas de Esopo, su carpeta dedicada a Pinocho, con ilustraciones eróticas, y el concepto de la Biblioteca Carlos Monsiváis.

Además, es recordado por Duelo, expuesta entre 2015 y 2016 en el Museo de Arte Moderno (MAM), en donde mostró una mirada cruda de la violencia del México actual. Actualmente se exhibe una muestra en el Museo Nacional de Culturas Populares, Toledo ve, que reúne 600 piezas.

CONDOLENCIAS

Tras la noticia, políticos, artistas y funcionarios públicos mostraron sus condolencias en redes sociales, como en el caso del presidente Andrés Manuel López Obrador, el gobernador Alejandro Murat, la secretaria Frausto y el crítico de arte Cuauhtémoc Medina, quien escribió: “Hoy perdemos a un referente ético y a un gran productor del imaginario social. Toledo fue uno de los pocos mexicanos que propiciaron una vida mejor. Era un artista del sur que tomó la cultura del mundo e hizo un arte localizado. Adiós, Francisco”.

Ruta creativa

Durante su niñez vivió en distintos estados de la República, como Veracruz, Chiapas y Oaxaca. Fue en este último que asistió a un taller de grabado impartido por Arturo García Bustos.

A los 17 años se movió a la capital del país para ingresar a la Escuela de Diseño y Artesanías del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura.

Ahí llamó la atención del galerista Antonio Sousa, el cual le organizó dos exposiciones un par de años después.

A principio de la década de los sesenta vivió en Paris, Francia (de 1960 a 1965), y ahí desarrolló su técnica de grabado. Su talento y nombre comenzó a tomar mayor peso, a tal grado que realizó exposiciones no solo en dicho país sino también en Inglaterra, Suiza y Alemania.

A su regreso a México decidió vivir en Oaxaca y realizó pinturas, litografía, grabado en cerámica y escultura, además de colaborar con los artesanos de Teotitlán del Valle.

Al poco tiempo fue a vivir a Nueva York; después, nuevamente, se mudó a París, luego migró a Barcelona y finalmente regresó a Oaxaca en 1989.

Para 1992 tuvo que ver en la creación del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca. En 1996 impulsó el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo y la restauración del Ex Convento de Santo Domingo.

En 1997 participó en la Bienal de Venecia para presentar sus esculturas.

Sus exposiciones de óleos, gouaches, acuarelas, frescos, mixografías, grabados y esculturas viajaron por varios continentes y países como Japón, México, Estados Unidos, Brasil, Ecuador, Venezuela, Colombia, Francia y España. Y se presentaron en museos emblemáticos como el Reina Sofía en Madrid.

Guia 2

Related posts