GobOax Head

El estrés también afecta la buena salud sexual

Jueves, 19 Abril 2012, (neomundo.com.ar).-  El estrés ya forma parte de la vida diaria de muchas mujeres y hombres. Y no sólo -como antaño- en el trabajo sino en todos los aspectos de la vida cotidiana.

De hecho se hace sentir sobre la familia, el sueño y -por supuesto- modifica nuestra la vida sexual.

La función sexual tiene entre sus componentes algunos neurológicos que la regulan y que determinan el mayor o menor grado de sensibilidad que tendrá la respuesta sexual.

¿QUÉ ES EL ESTRES?

El estrés es una respuesta neuroquímica que le permite al ser humano estar en una posición de alerta ante una situación que registra como peligrosa para producir una respuesta defensiva.

Cualquier función de nuestro organismo se modifica si existe estrés y la función sexual no es la excepción.

Su presencia produce cambios químicos y neurológicos, como el aumento de la frecuencia cardiorrespiratoria por la brusca descarga de adrenalina y noradrenalina.

En general, estas modificaciones duran minutos hasta que la persona resuelva la situación. Sin embargo, si el estrés se prolonga y la situación persiste, estamos en presencia de una adaptación del organismo llamada disestrés, que puede provocar un agotamiento orgánico e intelectual, con pérdida de energía.

LOS SÍNTOMAS

Son las alteraciones digestivas, alteraciones urinarias, sensación de cansancio, pérdida de memoria, dolor muscular, a veces dolor en el pecho, lentitud mental y cero interés sexual.

Hoy en día casi todas las personas sufren un mayor o menor grado de disestrés y no lo saben, por eso, cuando aparecen trastornos sexuales, buscan solamente solucionar el síntoma sexual.

Obviamente, esa no es la solución sino realizar un tratamiento psicosexológico y conductual que facilite cambios de actitud para que la función se restablezca. La gente busca resultados inmediatos y esa también es una actitud generadora de estrés. Sin embargo, hoy podemos implementar tratamientos rápidos, aunque no instantáneos.

SOLUCIONES

A veces los cambios de actitud deben ser implementados por uno de los miembros de la pareja y otras veces ambos. Y siempre es necesario evaluar su entorno o las circunstancias familiares, sociales o laborales, que se trabajan en el transcurso del tratamiento que puede tener una duración de uno a tres meses.

Si bien existen personas que soportan mejor las situaciones estresantes que otras y que poseen mecanismos internos para regular y manejar su vida, a la larga éste pasa la factura y la sexualidad puede claudicar de una u otra forma.

En otras personas, más sensibles o con menor conocimiento del manejo de situaciones estresantes, los síntomas se imponen en forma más dramática.

En todos los casos lo principal es pensar en la posibilidad de que la falla sexual se deba a este motivo y realizar una consulta, individual o en pareja, con el objeto de llegar a un diagnóstico que permita, sin mayores demoras, instrumentar los recursos que solucionarán el problema desde las causas.

La moderna sexología clínica se caracteriza por utilizar técnicas muy variadas que permiten el correcto diagnóstico y un tratamiento seguro, breve y eficaz. (Fuente: Dra. Beatriz Literat, Médica Sexóloga Clínica y Ginecóloga – Halitus Instituto Médico).

Related posts