Empoderamiento femenino, clave para el desarrollo de México: OCDE

Empoderamiento femenino, clave para el desarrollo de México: OCDE

Empoderamiento femenino, clave para el desarrollo de México: OCDE

Ciudad de México. Las jóvenes mexicanas tienen casi cuatro veces más probabilidades de ser ‘ninis’, comparado con la situación de los varones. Actualmente, 35 por ciento de las mujeres entre 15 y 29 años tienen esa condición (ni estudian ni trabajan), mientras que casi 60 por ciento de aquellas que trabajan lo hacen en empleos informales, advirtió la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Adicionalmente, del total de mujeres en edad de trabajar, sólo 47 por ciento lo hace; también persiste la discriminación, estereotipos y violencia de género.

“Las mujeres son el recurso más subestimado de México”, dijo la organización en el más reciente estudio en torno a este tema, presentado hoy en la Secretaría de Gobernación (SG).

El titular de la SG Miguel Ángel Osorio Chong, dijo al respecto que en México no debe tener cabida la discriminación, el machismo ni mucho menos la violencia de género. Para ello, subrayó, no son suficientes las políticas públicas sino cambiar la mentalidad, las costumbres y las prácticas sociales, particularmente en los varones.

“Porque ser un hombre, adolescente o niño que impulsa la igualdad supone rechazar el machismo; renunciar a la misoginia y comprometerse con la defensa de las mujeres. Eso, eso es ser hombre”, expresó.

En particular destacó los programas para evitar el embarazo en adolescentes y castigar los casos de violencia que derivaron en embarazos de niñas de entre 10 y 15 años.

“Se trata de que toda mujer, niña o joven pueda realizar su proyecto de vida con toda libertad; que ninguna se quede sin ir a la escuela por causa de prejuicios o estereotipos y se respeten siempre sus decisiones, su voz, su manera de ser y de pensar, así como su integridad y dignidad como persona”, señaló.

Apuntó que el gobierno federal promueve equidad, por ejemplo, en el ámbito político y legislativo; nuestro país tiene actualmente, dentro de los integrantes de la OCDE, segundo lugar de participación femenina en trabajo parlamentario, sólo por debajo de Suecia.

Por su parte, José Angel Gurría secretario general de la OCDE, advirtió que el rezago de México, especialmente en acceso de las mujeres a educación y trabajo, es mayor al registro de países similares como Perú, Argentina o Brasil. “México sólo podrá alcanzar el desarrollo – indicó- si las mujeres son incorporadas” al trabajo, la educación o la política.

El informe de la OCDE resalta, sin embargo, algunos “motivos para el optimismo. Aquí se construye un marco jurídico y político encaminado a lograr igualdad de género, y también hay avances en cobertura social, especialmente en materia educativa.

“México no debe perder el impulso. Muchas mujeres aún no sienten los efectos de estas políticas en su hogar, en el trabajo o en la calle”, señaló la organización.

Durante la presentación del informe ‘Construir un México inclusivo. Políticas y buena gobernanza para la igualdad de género’, editado por la OCDE con la participación del Instituto Nacional de las Mujeres, el secretario Osorio Chong citó programas para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres que ha beneficiado, dijo, a más de ocho millones de mujeres.

Antes, comentó, la falta de atención revictimizaba a las mujeres, desde el hostigamiento hasta un mayor número de feminicidios.

“Vamos por un trabajo que nos permita llegar a que no exista una acción de violencia, de todo tipo contra las mujeres que no sea señalada y fundamentalmente castigada, para que sirva de ejemplo y no vuelva a suceder en nuestra sociedad”, dijo.

En cuanto a embarazos de niñas insistió en que “no puede ser que siga habiendo embarazos que siempre o casi siempre son (resultado) de violencia contra las niñas”. Comentó que ya hay 31 centros de atención a las mujeres, 24 de los cuales han sido construidos en el actual sexenio; se requiere contar con al menos uno en cada entidad, a fin de avanzar en la reparación del daño.

La Jornada

Related posts