GobOax Head

Estado laico y democracia

Estado laico y democracia

Ciudad de México.- A 212 años del natalicio de Benito Juárez, la Secretaría Nacional de Diversidad Sexual (SNDS) del Partido de la Revolución Democrática (PRD), refrenda la necesidad de salvaguardar la laicidad del Estado mexicano como una forma de convivencia social en la que el imperio de la ley sea de igual valor para todos.

Para el PRD, la laicidad de las instituciones que conforman el Estado mexicano es vital para garantizar el tránsito hacia una sociedad en la que el respeto a los derechos de todas las ciudadanías sea una constante y no una excepción.

La SNDS llama a la clase política del país a reivindicar el espíritu liberal del presidente Benito Juárez en aras de garantizar las libertades ciudadanas en un momento histórico en el que grupos ultraconservadores -civiles y religiosos-, buscan imponer dogmas y creencias en detrimento de los avances logrados por los movimientos libertarios como el feminista y el de la diversidad sexual.

La realidad mexicana del siglo XXI, obliga a no actuar en función de la búsqueda de una legitimación religiosa, pues la auténtica fuente de legitimación política en los Estados democráticos reside en la voluntad popular.

Por ello, quienes proponen en la actual coyuntura electoral implementar una “constitución moral” basada en preceptos religiosos y no en los deberes emanados de un texto político, arriesgan la vigencia de la secularidad de las leyes y conllevan a un peligroso acercamiento a los regímenes teocráticos en los que las formas de gobierno se sustentan en divinidades.

El ejercicio del poder público no debe basarse en ideologías religiosas, por ello, más que sorprender, las alianzas con sectores ultraconservadores de quienes aspiran a gobernar al país y que históricamente se han opuesto al reconocimiento de las diferencias, debe constituir una señal de alerta ante los intentos por uniformar “moralmente” a la sociedad.

En el natalicio del “Benemérito de las Américas”, desde la SNDS advertimos que de no salvaguardarse la laicidad del Estado mexicano, se corre el riesgo de que doctrinas religiosas arropadas por fuerzas políticas ultraconservadoras, reaviven sus intentos por ejercer cargos públicos y de decisión legislativa como parte de una estrategia enfocada a limitar el ejercicio de las libertades sociales e individuales, tal como ha ocurrido en otros países de América Latina.

En esta ruta y en vísperas de la jornada electoral del próximo 1 de julio, el PRD apoya las propuestas impulsadas desde la sociedad civil que fomentan el respeto y reconocimiento de la diversidad sexual. La construcción de puentes de entendimiento entre partidos políticos y ciudadanía, resulta primordial para fortalecer la vida democrática.

Para ello, la clase política debe asumir, no sólo en el discurso, sino también en la práctica, los postulados del Estado laico. El PRD, en este sentido, desde sus documentos básicos, se pronuncia por la defensa de la autonomía moral de los individuos, por una ética global de respeto a la diversidad, y por la inclusión de quienes por ser considerados diferentes, bajo criterios de toda índole, han sido marginados, discriminados o excluidos.

Convencidos estamos de que tal como lo marcan nuestros documentos básicos, “el respeto a la diversidad exige el cabal reconocimiento de la libertad religiosa, de la libertad de conciencia, de asumir la pluralidad como riqueza”, así como de aceptar el derecho a ejercer la sexualidad sin coacciones.

Este 21 de marzo, rechazamos toda pretensión de utilizar las creencias religiosas con fines electorales para apoyar o descalificar a adversarios políticos exacerbando las contradicciones y divisiones de la población.

¡DEMOCRACIA YA, PATRIA PARA TODOS!

JOSÉ ANTONIO MEDINA TREJO

SECRETARIO NACIONAL DE DIVERSIDAD SEXUAL DEL PRD

Related posts