GobOax Head

iGen, la generación menos rebelde y psicológicamente más frágil

iGen, la generación menos rebelde y psicológicamente más frágil

La profesora Jean Twenge de la Universidad de San Diego, Estados Unidos describe a la generación “iGen” como hogareña, inmadura y más propensa a padecer problemas de salud mental

San Diego.- La profesora Jean Twenge de la Universidad de San Diego, Estados Unidos describe a la generación “iGen” como hogareña, inmadura y más propensa a padecer problemas de salud mental.

Twnege publicó su libro iGen: por qué los chicos superconectados están creciendo menos rebeldes, más tolerantes, menos felices y completamente no preparados para la adultez. La autora se basó en los resultados de un estudio con 11 millones de jóvenes estadounidenses y entrevistas a profundidad.

Para la docente esta es la primera generación que habrá vivido toda su adolescencia en la era de los teléfonos inteligentes, y cómo esto tiene diversas consecuencias en la vida de los adolescentes.

“Ellos pasan su tiempo libre de manera esencialmente distinta de las generaciones anteriores. Pasan mucho más tiempo en Internet, en redes sociales, jugando videojuegos, mirando videos, y dedican mucho menos tiempo a hacer actividades alejados de la pantalla como leer, dormir o ver a sus amigos. Crecen más lentamente: a los 18 años tienden menos a tener una licencia de conducir, un trabajo, citas amorosas, beber alcohol, salir sin sus padres”.

Esta tendencia había comenzado a fines de 1990, con los millennials, y aunque la tecnología no lo explica todo, el teléfono inteligente parece haber acelerado algunas tendencias en años recientes, probablemente porque los adolescentes se comunican con sus amigos sin necesidad de salir de casa se esfuerzan menos por tener una licencia de conducir o salir solos.

La autora añade que, los síntomas depresivos han aumentado 60 por ciento en solo cinco años y que en los casos de autolesiones se han duplicado o incluso triplicado en las niñas, al igual que el suicidio de adolescentes.

En el estudio señala los incrementos de la cantidad de adolescentes que dijeron sentirse solos o excluidos o que creían que no podían hacer nada bien, que sui vida no servía para nada, todos estos síntomas claros de depresión.

Hoy en día, los adolescentes estadounidenses pasan de seis a ocho horas al día en las redes sociales. Sin embargo, no son las pantallas el problema, es el hecho de que han reemplazado otras cosas como dormir o socializar ya que estas actividades resultan fundamentales para mantener un equilibrio mental, aseguran expertos.

Los estudios invitan a limitar las redes sociales a un máximo de dos horas por día para los adolescentes. Esto representaría un buen equilibrio para aprovechar las redes sociales, comunicarse, organizarse e informarse sin los considerables inconvenientes del smartphone.

AFP

Related posts