Julio mes de la e-factura o factura electrónica 3.3

Julio mes de la e-factura o factura electrónica 3.3

Desde el primero de julio de este año entró en vigor esta versión de factura 3.3, la cual estará conviviendo con la versión 3.2, hasta el último día del mes de noviembre, pues a partir del 1 de diciembre de 2017 se pretende que todos los contribuyentes estén familiarizados con este nuevo formato, y así mismo, ya esté completamente integrada a su sistema de contabilidad en línea.

Algunas de las razones que dieron lugar a esta actualización fueron el mejorar el proceso de validar CFDI’s, la recopilación de datos y mejorar la usabilidad del portal del Servicio de Administración Tributaria (SAT), así como prevenir fraudes y tener una mejor recaudación de impuestos.

La recolección de datos se refiere a que el sistema necesitará que los contribuyentes ingresen mayor información sobre las operaciones que realizan, lo que facilitará que el sistema realice trabajos inteligentes y asociativos, que en la posterioridad, harán que el sistema sea más eficiente e interprete por sí solo el ingreso de nuevos datos contables.

En pocas palabras, se inaugura una etapa para el SAT en la que comenzará por estar solicitando información de mayor calidad para que su sistema se convierta en un sistema inteligente, y así ellos puedan realizar revisiones más detalladas, pues la información estará mejor organizada y clasificada al momento de hacer auditorías.

Ahora bien, sobre la nueva información que se pide detallar, va más allá de los datos sobre el contribuyente en sí, pues la información que se pide proporcionar es sobre la moneda en la que los contribuyentes realizan sus operaciones, el tipo de activos que venden sus empresas, los bancos en los que proceden a hacer sus operaciones bancarias, sus direcciones postales, etcétera.

Después de años de estar trabajando en esta versión de su sistema, el SAT finalmente cuenta con un total de 23 catálogos que le permitirán a todos los tipos de empresas categorizar los tipos de productos que compra y vende para que sea más fácil saber qué se debe deducir y qué no, entre otras cosas.

Los nuevos catálogos del SAT han sido creados a partir de los que se utilizan en otros países, por lo que se plantea están demasiado completos. Se puede adelantar que mientras más grande sean los productos de compra y venta de las empresas, más trabajo costará en un principio la clasificación, pero conforme se utilice la plataforma, la tarea se simplificará en cosa de nada.

Related posts