Qué es la cistitis y cómo tratarla

Qué es la cistitis y cómo tratarla

Una de cada tres mujeres sufre un episodio de cistitis a lo largo de su vida en comparación con uno de cada 20 hombres

Por desgracia, las mujeres somos más tendentes a padecer cistitis a lo largo de nuestra vida que los hombres. Una cuestión exclusivamente anatómica que hace que debamos tomar mayores precauciones para prevenirla, sobre todo cuando mantenemos relaciones sexuales. Limpiar de forma regular los conductos urinarios mediante líquido es una de las recomendaciones más básicas.

La cistitis es una inflamación aguda de la vejiga. Se trata de una complicación en el diafragma cuya causa más común es la infección del trecho urinario producida por la bacteria Escherichia Coli, un microbio que vive en el intestino y que provoca cuatro de cada cinco infecciones en las vías urinarias según una investigación gallega publicada en la revista International Journal of Medical Microbiology.

Normalmente nuestro propio cuerpo es capaz de controlar estas bacterias mediante su excreción por la orina, sin embargo no siempre es así. El dr. Mariano Roselló, urólogo y andrólogo del Instituto de Medicina Sexual (IMS), advierte que cuando las bacterias se adhieren a la vejiga, muchas veces se multiplican tan rápido que no se pueden expulsar todas con la orina. “En estos casos es cuando se produce una inflamación que deriva en cistitis”, asegura el experto.

Síntomas

Los síntomas más comunes de esta infección urinaria, según indica la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos, son:

– Orina turbia

– Orina con olor fuerte o fétido

– Dolor o ardor al orinar

– Presión o calambres en la parte baja del abdomen o espalda

– Necesidad de orinar con frecuencia, incluso inmediatamente después de haber vaciado la vejiga

Por qué las mujeres son más propensas a sufrir este tipo de infección

La respuesta es muy sencilla: la uretra femenina es más corta que la masculina. La apertura uretral tiene mayor proximidad al ano en las hembras, haciéndolo de acceso más fácil a que las bacterias alcancen el trecho urinario. Para Roselló, las mujeres tienen una mayor propensión dada su estructura anatómica: el conducto uretral de las mujeres es de tan solo de 3,5 a 4 cm, mientras que el de los hombres es de 12 cm aproximadamente.

“Además, al estar más expuesta al exterior, la uretra femenina es más vulnerable ante las infecciones y los episodios de cistitis”, añade Roselló. Y esto es extensible a las parejas del mismo sexo, ya sean femeninas o masculinas. “La cistitis puede producirse de igual manera entre parejas del mismo sexo”, continúa el experto.

Cistitis y sexualidad: una mala combinación

Más los de 85% de los casos de cistitis son causados por la E. Coli, un microorganismo que con las relaciones sexuales aumenta el riesgo de que entren más bacterias por el tracto uretral. El experto explica que mantener relaciones sexuales cuando una mujer tiene síntomas de cistitis puede prolongar la infección.

“Con la penetración existe el riesgo de que entren de nuevo las bacterias por el tracto uretral debido al poco recorrido que tiene la uretra femenina”, indica. Por esta razón lo más recomendable es abstenerse de mantener relaciones sexuales hasta que los síntomas desaparezcan y, en el caso de mantenerlas, extremar la higiene y orinar tras finalizar la relación sexual.

Si se continúan con las relaciones sexuales entonces ¿qué es lo peor que nos puede pasar? Que la infección continúe, pues aunque orinemos después del sexo, no es un mecanismo que por sí solo elimine de raíz el riesgo de continuar con la infección, pues aparte de acudir a un especialista hay que seguir unos hábitos higiénicos, cuidar la alimentación y la hidratación.

Y es que, si la cistitis es recurrente, aparte de que se tengan que recurrir a los antibióticos cuando la infección ya esté extendida, existen algunas medidas que pueden resultar eficaces para tratar de prevenirla. Mariano Roselló recomienda el uso de suplementación de arándano rojo americano para prevenir su desarrollo.

“Las propiedades del arándano rojo se deben a las proantocianidinas o PACs, (pigmentos que contienen muchas semillas), que ayudan tanto a disminuir la adherencia a las paredes de las vías urinarias y a la vejiga de las bacterias de tipo Coli”, expone. Y añade que “los complejos vitamínicos con mayor concentración de PACs son los que muestran una mayor eficacia contra la cistitis”.

La cistitis en los hombres puede ser algo más serio

Aunque es menos común, los hombres también pueden sufrir (UTI) o Infección del Tracto Urinario: mientras una de cada tres mujeres desarrolla una infección urinaria (UTI) a lo largo de su vida, en los hombres solo ocurre en uno de cada 20. Roselló asegura que la infección en os hombres se debe a la infección en la próstata, lo que se denomina prostatitis.

“Los hombres también sufren episodios de cistitis, en ocasiones debido a un aumento del tamaño de la próstata que, al frenar el flujo de orina, aumenta el riesgo de infección”, comenta. “Padecer cistitis es algo muy habitual y que le puede ocurrir a cualquier persona independientemente de su sexo”, concluye.

Fuente: lavanguardia.com

Related posts