GobOax Head
GobOax Head

La doble cruzada de los lentes de contacto: sanar y embellecer la mirada

La doble cruzada de los lentes de contacto: sanar y embellecer la mirada

Aunque unos armazones de moda pueden funcionar como un complemento ideal para la imagen  –particularmente los lentes grandes, que forman parte de una de las tendencias más socorridas–  también hay quienes prefieren evitarlos o reservarse el hecho de que necesitan usar lentes oftálmicos. También es verdad que hay quienes –sin pudor de por medio– sacan partido a las ventajas estéticas que ofrecen los lentes de contacto.

Y es que lo mismo se consigue un look Tumblr con unas lentillas de color azul, verde o gris, que con unos armazones circulares y ‘extra large’ pero, más allá de la imagen, lo cierto es que la invención de los lentes de contacto responde, en primer lugar, al mismo propósito que las gafas tradicionales, que es mejorar la visión y ayudar a corregir las deficiencias del ojo.

Para ello, los contactos se clasifican en diferentes tipos: son esféricos, cuando lo que se busca es contrarrestar los efectos y la progresión de la miopía; se fabrican bifocales en material blando si el objetivo es corregir la presbicia y el astigmatismo y se emplean lentes de diámetro grande, permeables a los gases con la finalidad de tratar el queratocono y otros padecimientos asociados a las córneas.

De igual manera, es común que en los consultorios oftálmicos se prescriban lentes especiales para tratar la sequedad ocular, un padecimiento en el que el uso de lentes de contacto comunes es enfáticamente desaconsejado a los pacientes. Sin embargo, previendo que muchos de ellos llevan años acostumbrados al uso de los contactos, al grado en que les sería difícil acostumbrarse a llevar gafas, el desarrollo de estos lentes de contacto adecuados a sus necesidades supone un importante avance.

Finalmente, el que existan los lentes de contacto de uso estético y que podamos abrir y cerrar este artículo pasando lista a los beneficios que han traído a nuestras vidas, es también una bondad que debemos agradecer a la ciencia médica y al oftalmólogo que nos enseñó a colocarlos.

Una gran noticia en la historia de este invento tuvo lugar cuando se anunció la fabricación de lentes de uso prolongado (que podían utilizarse durante la noche y permanecer puestos durante un máximo de siete días) que comenzaron a estar disponibles desde 1979 en cualquier óptica americana para cambiar no solo la forma, sino el color con que se mira el mundo y el espectro que otros ven al mirarnos a los ojos.

Guia 2

Related posts