Los síntomas que indican que podrías sufrir narcolepsia

Los síntomas que indican que podrías sufrir narcolepsia

Lo más común cuando escuchamos la palabra narcolepsia es imaginarnos a una persona que, de un momento a otro y sin esperarlo, se queda dormida.

Pues bien, este caso, es solo una de las formas en que este síndrome afecta a la persona que lo padece pero no es el único: existen diferentes niveles -algunos muy sutiles- en esta enfermedad que puede ser más común de lo que generalmente se piensa.

La narcolepsia es una enfermedad autoinmune que afecta de forma similar a hombres y a mujeres y aparece durante la adolescencia o llegados los 20 años de edad. Este síndrome está representado por un trastorno del sueño que se origina en el cerebro y hace que las personas estén extremadamente cansadas durante el día. Como no existe cura, lo que los especialistas intentan es tratar los síntomas para que estos no afecten a la vida cotidiana.

La narcolepsia está representada por un trastorno del sueño que se origina en el cerebro y hace que las personas estén extremadamente cansadas”
Para saber si sufrimos narcolepsia, al menos en un grado bajo, debemos estar atentos a ciertos signos sutiles que nos pueden indicar que debemos visitar a un especialista del sueño. El doctor Eduard Estivill, neurofisiólogo y Especiaista Europeo en Medicina del Sueño explica para La Vanguardia que “existen niveles bajos de narcolepsia. Puede ser muy leve y son casos en el que aún no han aparecido los síntomas más generales sino pequeñas demostraciones de ellos”.

Así como existen casos leves, los más graves están representados por “uno de los síntomas principales y, por tanto, uno de los más fuertes. Dicho síntoma es el llamado ataque de sueño: la persona se duerme de repente de forma brusca, sin poder evitarlo”. Estivill puntualiza que “este síndrome es muy peligroso porque dichos ataques de sueño pueden aparecer en cualquier circunstancia de la vida: en una discoteca, mientras se conduce, en el trabajo: donde sea, sin importar la actividad que se esté realizando”.

Este síndrome es muy peligroso porque las personas se quedan dormidas de forma brusca en cualquier circunstancia: conduciendo, en una discoteca…”

Además de los ataques de sueño, los pacientes con narcolepsia presentan una irresistible somnolencia diurna, no importa si han dormido lo suficiente o no, siempre tienen una sensación grande de cansancio. Su variación está en el grado de narcolepsia que sufra la persona. Uno de los puntos más curiosos de este síntoma es que cuando los pacientes se despiertan se sienten descansados y con energía pero pasadas unas horas aparece la somnolencia excesiva sin motivo alguno.

Otro de los síntomas es lo que se llama cataplejía: la pérdida de fuerza muscular. No existe un número de músculos determinados sino que sucede al azar. En esta línea el doctor Estivill explica que “lo que se pierde es el tono muscular y, por lo general, se desencadena por una emoción” y añade: “Esta pérdida de fuerza muscular puede ser parcial, es decir, muy pequeña, afectando solamente a los músculos de la cara. Siempre depende del grado de la enfermedad”.

El tercer síntoma es lo que son llamadas alucinaciones hipnagógicas, según Estivill, “a la hora de irse a dormir los pacientes tienen como ensoñaciones, ven cosas irreales, casi como si estuvieran bajo los efectos de la droga. Se trata de imágenes o visiones que no pueden explicar”. Junto a este síntoma, en los casos graves, se agrega otro llamado parálisis del sueño. Eduard Estivill apunta que “es una pérdida de fuerza en los músculos a la hora de acostarse o levantarse y no se pueden mover”.

Se trata de una enfermedad que es genética, por lo que no se puede prevenir. Aún así aquellos que tienen este síndrome, a medida que crecen, mejoran: sus síntomas se van suavizando. Estivill explica que estos “se pueden paliar con medicación y muy buenas rutinas” y añade: “En nuestra clínica tenemos pacientes que han conseguido sobreponerse e incluso se han convertido en médicos brillantes”.

La Vanguardia

Related posts