GobOax Head

Meditación orgásmica, ¿cómo se practica?

Meditación orgásmica, ¿cómo se practica?

La meditación orgásmica, conocida también como OM, busca potenciar el orgasmo, mejorando nuestras relaciones y ayudándonos a encontrar la paz interior.

Es una técnica de meditación como otra cualquiera, pero en lugar de centrar la atención en la respiración, alguien estará 15 minutos estimulando el clítoris.

¿Cómo se practica?

Se debe crear un “nido” o espacio en el que llevar a cabo la meditación. Un lugar cómodo, acogedor, con almohadas y cojines. El objetivo de la meditación orgásmica es llegar a un éxtasis espiritual, fomentando la estabilidad emocional y permitiendo la conexión plena con la pareja. Es una técnica que no excluye a los hombres, pero se concentra exclusivamente en el orgasmo femenino y la estimulación del clítoris con los dedos. Es una técnica que se concentra en el placer individual.

El hombre debe estar completamente vestido mientras que ella se desnuda de la cintura para abajo, debe acariciar los genitales de la mujer y ambos enfocar la atención. Se puede llegar a prolongar el placer del orgasmo hasta por 15 minutos. Sus creadores son el investigador Ken Blackman y la escritora Nicole Daedone. La escritora experta en la materia asegura que es posible experimentar signos de clímax en este estado, pero no es necesario, ya no se trata sólo de alcanzar el orgasmo, es mucho más.

Beneficios

Se ha popularizado tanto en sitios de meditación como en tratamientos psicoterapéuticos.

Mujeres que se les había diagnosticado anorgasmia aseguran haber llegado el orgasmo desde que empezaron a practicarla.

Se siente más energía y más creatividad, también más sensación de liberación.

Ayuda tomar conciencia del cuerpo físico, aceptarlo y a valorarlo.

Crea una nueva filosofía de vida basada en el deseo y permite a las mujeres sintonizar con lo que realmente están sintiendo, dejando de lado sus prejuicios.

Invita a usar la sexualidad como parte del aquí y ahora, tomando conciencia entre el deseo sexual y la intimidad con el cuerpo.
Sensación prolongada de felicidad y fuerte intimidad, con el otro, y con nosotros mismos.

El objetivo es compartir la experiencia de forma hablada, expresar las sensaciones que ambos han sentido física y emocionalmente esto trae un fortalecimiento positivo en la pareja.

Fuente: Nosotras

Related posts