GobOax Head

Obesidad aumenta riesgo de asma en niños

México, DF. 15 mayo 2012, (Notimex).- La obesidad infantil es un factor de riesgo para desarrollar asma, y los niños con sobrepeso presentan síntomas más frecuentes y severos de este padecimiento, advirtió el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Explicó que ante el incremento de la obesidad en niños, diversos estudios clínicos correlacionan en forma directa esta condición de sobrepeso en los menores con más incidencia de casos de asma.

El especialista del IMSS, Juan José Matta Campos, afirmó que esto se debe a que en el paciente obeso hay más producción de sustancias químicas, que son mediadores inflamatorios e influyen en el desarrollo del asma, como consecuencia del exceso de tejido adiposo (graso).

El experto del servicio de Alergia e Inmunología Clínica del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI, dijo que la inflamación es la base principal del asma, que al ser una enfermedad multifactorial, se presenta por causas genéticas, ambientales, alérgicas, alimentarias, por exposición a productos químicos y el estilo de vida actual que somete a estrés.

Lo anterior, añadió el pediatra alergólogo del Seguro Social, también incrementa el repunte de síntomas asmáticos, aunque el factor genético siempre está presente en el diagnóstico a cualquier edad, en especial en niños.

En un comunicado, indicó que el tratamiento para el paciente pediátrico consiste en la administración de medicamentos en dosis de acuerdo con la severidad de los síntomas.

Respecto a la detección de asma en pacientes alérgicos, precisó que en 80 por ciento de los casos el inicio de síntomas ocurre antes de que cumplan ocho años, aunque no se trata, aclaró, de una edad exclusiva.

Otros factores que pueden desencadenar los síntomas del asma son las infecciones, condiciones adversas del clima, ejercicio excesivo, estrés; el polvo casero, la presencia de mascotas con pelo o pluma, contaminación ambiental, así como algunos alimentos como la leche, huevo, trigo, soya, especialmente en etapas tempranas de la vida.

Agregó que cuando se sospecha de un origen alérgico del problema, se hacen pruebas cutáneas para determinar a qué es alérgico el paciente, a qué es sensible y, con base en ello, se otorga un tratamiento de inmunoterapia específica, mejor conocido como vacunas para enfermedades alérgicas, con una duración promedio de tres años.

footer

Related posts