Muy pocas mujeres con cáncer mamario se hacen el test genético

Muy pocas mujeres con cáncer mamario se hacen el test genético

Algunas mujeres con cáncer de mama o de ovario se beneficiaría con el test genético para guiar el tratamiento o el control posterior, pero menos de una de cada cinco se hace esa prueba, de acuerdo con un estudio de Estados Unidos.

Hasta el 15 por ciento de los 3,8 millones de mujeres de ese país con antecedentes de cáncer de mama u ovario sería portadora de mutaciones genéticas heredadas que podrían determinar el mejor enfoque terapéutico, publica el equipo en Journal of Clinical Oncology.

Los autores se concentraron en las mujeres que, de acuerdo con las guías clínicas, deberían hacerse el test. Eso depende, en el caso del cáncer de pecho, con la edad de la mujer al momento del diagnóstico y la de sus familiares al desarrollar tumores mamarios.

El 36 por ciento de las pacientes con cáncer mamario era candidata para hacerse la prueba, pero apenas el 15 por ciento se hizo el test. Solamente un 11 por ciento de las mujeres con cáncer de ovario se hizo la prueba.

“Un millón de mujeres con cáncer de mama u ovario que debería hacerse el test genético no lo hizo”, dijo el doctor Christopher Childers, de la Universidad de California, Los Angeles. “Quizás más alarmante fue ver que los médicos no habían conversado sobre esa posibilidad en más del 75 por ciento de esos casos”.

Las mujeres con ciertas mutaciones genéticas tendrían tumores especialmente agresivos que crecen y se diseminan rápido. La prueba genética puede identificar qué mujeres se beneficiarían con las terapias oncológicas de nueva generación orientadas a los tumores que aparecen por ciertas mutaciones heredadas.

El equipo analizó las respuestas de una muestra nacional de adultos de Estados Unidos, incluidas 47.218 mujeres. Al 2,7 por ciento le habían diagnosticado cáncer mamario y al 0,4 por ciento tumores de ovario.

El 29 por ciento de las mujeres con cáncer mamario que reunía los requisitos clínicos para hacerse el test genético había conversado al respecto con sus médicos y al 29 por ciento le habían recomendado la prueba.

Las mujeres con tumores mamarios eran un poco más propensas a hacerse el test si tenían 45 años o menos al momento del diagnóstico que si eran mayores.

Apenas el 15 por ciento de las mujeres con cáncer de ovario que podía hacerse el test conversó sobre esa posibilidad con su médico y al 13 por ciento le recomendaron hacerse la prueba, finaliza el equipo.

Reuters Health

Related posts