GobOax Head

Reforma Laboral, una reforma para los ciudadanos: Josefina

Voy a impulsar una reforma laboral para los ciudadanos, para que tengan más y mejores empleos y así puedan darle a su familia un nivel de vida digno, dice Josefina Vázquez Mota

Mexico, 01 mayo 2012.- México tiene una Ley Federal del Trabajo que se promulgó hace más de 40 años, y desde entonces nuestra realidad laboral y la composición de la Población Económicamente Activa se ha transformado radicalmente.

México era entonces un país de 48 millones de habitantes, con una población económicamente activa de 13 millones.

Hoy trabajan más de 46 millones de personas.

Antes, 40% de los trabajadores se ocupaban en el sector agrícola, ganadería, pesca y silvicultura. Ahora la situación es muy distinta: 85% se emplea en el sector servicios y en la industria.

En 1970, sólo el 18% de las mujeres participaban en la economía. Hoy participamos más del 40%.

La población mexicana tenía 3.4 años de educación en promedio, hoy se ha elevado a más de 8 años.

Las disposiciones de la Ley Federal del Trabajo vigente han sido rebasadas por la realidad nacional.

Con la reforma laboral México puede ser mejor y diferente.

Necesitamos eliminar todos los obstáculos que por años han frenado las oportunidades laborales para las familias.

Voy a impulsar una reforma laboral para los ciudadanos, para que tengan más y mejores empleos y así puedan darle a su familia un nivel de vida digno.

Voy a impulsar una reforma laboral que respeta los derechos de los trabajadores y en apego irrestricto al Artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Por una reforma Laboral Ciudadana:

UNO. La reforma laboral dará más oportunidades a los jóvenes, y aprovechará el “bono demográfico” que tenemos en México por una alta presencia de mujeres y hombres en edad productiva que no se volverá a presentar.

Vamos a privilegiar la capacitación para la productividad en el empleo y nuevas modalidades de contratación para generar oportunidades para las mujeres, los jóvenes y las personas con discapacidad.

Será una reforma laboral que permita a los estudiantes trabajar y estudiar.

Junto a la cobertura universal de bachillerato y una cobertura de 150 universidades y tecnológicos más impulsaremos una política permanente de primer empleo.

Apoyaré que los jóvenes de bachillerato que así lo decidan, puedan estudiar una carrera técnica simultáneamente, como ya sucede en el Instituto Politécnico Nacional, o un oficio, con apoyo de los 200 Centros de Capacitación para el Trabajo de la SEP.

Por eso es tan importante la flexibilidad laboral. Sin ella, se condena a que 400 mil jóvenes profesionistas al año vayan a buscar empleos sin contar con experiencia laboral.

La reforma va a facilitar el acceso al empleo con nuevas modalidades de contratación individual: periodos de prueba, capacitación inicial y trabajo de temporada.

Este tipo de contratos corresponden a modelos que han sido muy exitosos en economías de alta productividad.

DOS. Será una reforma laboral que apoye la capacitación y el adiestramiento para impulsar la productividad. Que a su vez estimule la competitividad de los centros de trabajo.

El estímulo vendrá de que con más capacitación ahora sí se tendrán oportunidades de avanzar en el escalafón laboral y mejorar el salario.

Además, permitirá transitar del llamado “escalafón ciego” por antigüedad y a veces de clientelismo, a una movilidad laboral basada en capacidad y productividad.

En la reforma se presentará la figura de la multihabilidad, que abre la posibilidad de realizar labores complementarias a la labor principal, con beneficio económico para el mismo trabajador.

Nuestro reto es producir más y mejor en menos tiempo como efecto del desarrollo tecnológico y de una mayor capacitación para que los trabajadores mejoren su calidad de vida.

TRES: Una parte central de la reforma laboral para los ciudadanos es eliminar de una vez por todas la discriminación hacia las mujeres en el trabajo.

Quedará prohibido exigir a las trabajadoras certificados médicos de no embarazo para el ingreso, permanencia o ascenso en el empleo.

No se podrá despedir a las mujeres por estar embarazadas, por cambio de estado civil o por tener a su cuidado hijos menores.

Además, las nuevas formas de contratación permitirán que más mujeres puedan combinar el trabajo fuera del hogar con el cuidado de sus hijos, al tener jornadas parciales dignas.

Un reforma laboral que reconozca la posibilidad de la trabajadora de distribuir las semanas de descanso pre y postnatal, con el objeto de que puedan permanecer más tiempo al lado de su hijo.

Que establezca una nueva modalidad para los reposos por lactancia, consistente en reducir una hora la jornada de trabajo durante los seis meses siguientes al nacimiento.

Una reforma laboral que establezca como prohibición para los patrones y los trabajadores realizar actos de hostigamiento o acoso sexual.

Y que favorezca la convivencia familiar al ampliar la posibilidad para que los días de descanso obligatorio, se puedan disfrutar otro día, previo acuerdo entre los trabajadores y el patrón.

CUATRO. La reforma laboral que proponemos sostiene el respeto irrestricto a los derechos de los trabajadores.

Los sindicatos son instituciones necesarias para la defensa de esos derechos. Por ello defendemos la libertad sindical.

Un elemento del pasado autoritario es la cláusula de exclusión, que proponemos eliminar. No más trabajadores coaccionados o excluidos.

CINCO. Impulsaré una reforma laboral que responda a los ciudadanos con la modernización de los órganos de impartición de la justicia laboral, que tienen un papel fundamental en el equilibrio en las relaciones entre patrones y trabajadores.

Miles de trabajadores y patrones que año con año buscan la solución a sus diferencias en las instancias de conciliación, exigen una atención profesional y efectiva del personal a cargo de estas funciones del Estado.

La reforma laboral propone mayores facultades para que las autoridades laborales puedan vigilar y sancionar la explotación de menores.

Exigirá la profesionalización del personal de las juntas de conciliación arbitral.

Y lo más importante: reducirá los tiempos que deben pasar para que trabajadores y patrones vean resuelta su diferencia, principalmente cuando se trata de asuntos que afectan la seguridad social de los trabajadores y cuando se trata de las indemnizaciones que marca la ley.

La relevancia del tema es incuestionable: tan sólo en 2010 se tramitaron casi 7,500 conciliaciones, más de 30 mil juicios y 1,688 amparos.

Solo así se podrá pensar en un mundo laboral con justicia que beneficie a todos los mexicanos.

Amigas y amigos:

Las mujeres serán uno de los grupos más beneficiados con los cambios propuestos, permitiendo un avance fundamental para alcanzar su independencia económica.

No podemos seguir desperdiciando una parte importante del talento de la Nación por prácticas discriminatorias que nos impiden ser parte del mundo del trabajo en igualdad de condiciones.

Las últimas cifras de acoso laboral disponibles indican que una de cada ocho mujeres que trabaja estuvo sujeta a insinuaciones o propuestas sexuales, la acariciaron sin su consentimiento, la denigraron, sufrió agresión física o la hicieron sentir menos por el hecho de ser mujeres.

La reforma laboral que necesita México contribuirá a elevar la productividad, por los nuevos incentivos a la capacitación y el adiestramiento permanentes.

Mayor productividad se traducirá en más ingresos, en más inversiones en nuestro país y la creación de más y mejores empleos.

Sin una reforma laboral, nuestro mercado informal seguirá expandiéndose, pues el sector formal será incapaz de absorber las nuevas generaciones.

Este hecho significa que más jóvenes no tendrán la posibilidad de tener empleo y México desaprovechará su talento y su fuerza en empleos de baja productividad y poco progreso económico.

Estos son los momentos de las grandes decisiones para el país. Tenemos que hacer lo correcto y no retroceder.

Ya vimos como el PRI, en el Congreso, no quiso aprobar la Reforma Laboral.

En un esfuerzo máximo por darle a México más oportunidades, mi bancada en la Cámara de Diputados estuvo dispuesta a aprobar, en lo general, la propuesta de reforma laboral que planteó el PRI, aún con sus limitaciones.

Por presiones de la bancada del PRI mexiquense, bajo las órdenes de Enrique Peña Nieto, aplicaron mediadas dilatorias para no aprobarla.

Así cumple el PRI, frenando los cambios.

Yo quiero una Reforma Laboral sólida que dé a México 400 mil empleos más a los que se generan cada año.

Que permita crecer 2 puntos más en el PIB anualmente por las inversiones que atraerá.

Una reforma laboral que genere una mejor economía y mejores ingresos para las familias.

Yo haré lo correcto. Y lo haré de inmediato.

Related posts