GobOax Head

Renuncia al PRI del diputado Carlos Martínez Villavicencio, se va a la izquierda

Oaxaca, 28 de abril de 2012.- La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que el pueblo tiene la libertad soberana de impulsar los cambios que requiera la nación, y considera como un principio fundamental que para ese fin los ciudadanos podamos asociarnos y agruparnos políticamente. En ejercicio de ese derecho, he decidido renunciar a la militancia en el Partido Revolucionario Institucional por las siguientes razones políticas:

Nuestro país necesita un cambio profundo y eso no puede realizarse desde estructuras verticales ni en proyectos electorales que carecen de compromiso social.

Los mexicanos requerimos de una gran transformación que establezca un nuevo desarrollo social, que necesariamente debe ser incluyente y democrático. La realidad es que el modelo de país desarrollado en las últimas décadas, en el que ha predominado el egoísmo, la polarización social, la pobreza y la injusticia, sea substituido por nuevas instituciones y nuevas prácticas que conformen un estado democrático con firmes derechos sociales.

Estoy convencido de que ha llegado la hora de convocar al cambio democrático y pacifico de nuestra patria; y también de que esa tarea no es compatible ni congruente con la pertenencia a una institución partidaria que ya no procura el bienestar de la mayoría de la sociedad y le ha dado la espalda a las necesidades productivas, sociales y políticas de la mayoría.

En ese contexto, la perspectiva de un proyecto político y electoral encabezado por el PRI y su candidato Enrique Peña Nieto, representa una regresión histórica que no se merece el país ni sus habitantes. No puede ser que cuando más se requiere un cambio, lo que se le proponga al ciudadano sea la renovación del sistema autoritario que ha beneficiado a una cúpula que menosprecia a la gente.

El PRI no es ya ese partido que creo instituciones públicas al servicio de la sociedad y supo definir las pautas del desarrollo soberano de la nación. Lamentablemente, el partido en el que hasta ahora milité ya no es el partido de Jesús Reyes Heroles, ni el del General Cárdenas, y dejó de representar las aspiraciones del pueblo mexicano, sino las de un conjunto de ambiciones personales y de grupo que se limitan a administrar sexenalmente las carencias de la sociedad.

En Oaxaca, con tristeza observo que el PRI se ha convertido en el espacio de los sectores que son más reacios al cambio en nuestro estado y los que quieren convertir el 2012 en el momento de la restauración del autoritarismo y la exclusión de los ciudadanos.

El razonamiento que priva entre sus dirigentes es fundamentalmente mezquino; ya no es como servirle a la sociedad ni cómo fortalecer la presencia ciudadana en la vida pública. Su único afán es obstaculizar la transición democrática, regresar al poder para restaurar las viejas formas de hacer política poder y beneficiarse ellos de los recursos e instituciones que deben servirle al conjunto de las comunidades. Se han olvidado de los compromisos con la sociedad y ya solo ven para el propio beneficio de las cúpulas.

Como oaxaqueño estimo que lo que debe hacerse es totalmente distinto: hay que impulsar la transición democrática con determinación y generosidad. El pueblo oaxaqueño, en su inmensa mayoría humilde y trabajador, necesita una transformación profunda y no una regresión política.

Por todo lo anterior he decidido que lo congruente para mantenerme apegado a los principios democráticos y el horizonte de cambio real del país es sumarme a las fuerza democráticas y de izquierda que han decido promover la candidatura de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de México.

Lo que se requiere es construir, desde abajo y entre todos, la opción de que nuestro país viva una gran renovación y reitero que ello no es posible desde las filas del PRI.

En este momento las fuerzas democráticas y progresistas se han agrupado entorno a una gran alianza que debe fortalecerse pues solo así, con amplitud y convocatoria, se podrá conquistar la democracia plena en el país.

Siempre he sido un político que se ha mantenido en contacto directo con la sociedad, tengo comunicación con la base social y política de mi estado y creo que la mayoría de los oaxaqueños están dispuestos a sumar y a aportar para que el país supere el estado desastroso en el que se encuentra.

Así, esta decisión me lleva a sumarme, sin importar las presiones, y promover a fondo la transformación de mi país y de mi entidad.

Quiero participar, hombro con hombro, con los ciudadanos que han dado una larga lucha a favor de la democracia. Considero que tenemos retos comunes y que ha llegado el momento de unir fuerzas.

Ahora convocaré  a los hombres y mujeres de Oaxaca, en especial a los de la región de la mixteca a que impulsemos el cambio verdadero en Oaxaca y en nuestro país.

Iniciaré acercamientos con las dirigencias, y sobre todo con los militantes del PRD, PT, Movimiento Ciudadano y Morena para organizarnos y apoyar de la mejor manera la candidatura de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República. Esa es la prioridad y a ella hay que abocarnos con la mayor unidad y desde abajo.

Voy a trabajar pueblo por pueblo, explicando, argumentando y dialogando con la sociedad que ha llegado la hora de ganar una mayoría que logre el rescate del país y la consolidación de la democracia en Oaxaca.

Atentamente

Dip. Carlos Martínez Villavicencio

Related posts