GobOax Head

¿Sabías que disfrutar el olor de la comida te puede hacer engordar?

¿Sabías que disfrutar el olor de la comida te puede hacer engordar?

Es ampliamente conocida la influencia del olor al momento de ingerir los alimentos, ya que a través de este sentido se puede inferir el sabor de lo que se va a consumir. Disfrutar de los aromas propios de la cocina es un placer y un deleite sensorial previo al gusto. Sin embargo, la ciencia coloca una preocupación sobre este sencillo éxtasis: 0ler los alimentos puede incidir de cierta manera en el almacenamiento de grasas en el organismo

Estudios realizados en la Universidad de Berkeley (California, EEUU), publicados en Cell Metabolism, llegaron a la conclusión de que oler en demasía la comida puede alterar el metabolismo. Los experimentos fueron realizados con ratones, aunque los investigadores aseguran que el efecto es similar en humanos.

Se usaron tres grupos de roedores: uno con olfato normal, otro cuyo sentido fue brevemente inhabilitado y, por último, un tercer grupo con olfato más desarrollado.

Los ratones comieron las mismas cantidades de comida. Aquellos que tenían el sistema olfativo desordenado apenas aumentaban de peso, en comparación a los otros dos grupos. Engordaron hasta 16 por ciento menos que los ratones normales o los del sentido más avanzado.

La hipótesis final consiste en que las sensaciones olfativas envían una señal al cerebro de que se acerca el momento de comer, lo cual genera una acción de mantener en alerta la actividad metabólica. Todo para concluir que el organismo almacenará más grasas de las que debería quemar naturalmente.

El objetivo de los científicos es llevar las pruebas a seres humanos, para encontrar alternativas que ayuden a personas obesas que necesiten reducir su peso. La idea consistiría en suprimir momentáneamente el sentido del olfato para disminuir los efectos de este, además de controlar mejor los antojos.

El olor, aliado de la comida… y la felicidad

Pese a la visionaria propuesta del grupo de estudiosos, algunos expertos afirman que reducir las capacidades del olfato no es del todo positivo para el ser humano. Distintos analistas han advertido que personas con carencias en este sentido pueden inclusive caer en depresión, ya que el mismo posee cierto control sobre la regulación del estrés y el gusto al alimentarse.

La ciencia pone sobre la mesa una nueva preocupación para los amantes de la comida. Posiblemente, algunos eviten disfrutar de los divinos aromas de la cocina. ¿Le parece exagerada toda esta teoría científica?

Fuente: Cocina y Vino

Related posts