GobOax Head

Sismos recientes en México son normales; al año ocurren un millón en el mundo: UNAM

A nivel nacional, Oaxaca registra el 25 % de los sismos que ocurren en el país, confirman especialistas del Instituto de Geología

Sismos recientes nada tienen que ver con el surgimiento de algún volcán en la zona Costera

Oaxaca de Juárez, 17 de abril de 2012.- ¿Sabía que en el mundo ocurren un millón de sismos al año, de los cuales, diez o más son altamente destructivos? o ¿que Oaxaca es uno de los estados con mayor sismicidad en la República Mexicana, al registrar alrededor del 25 % de los sismos que ocurren en el país?

            Sin embargo, nada extraño está pasando debajo de la tierra, porque los constantes movimientos naturales que han cimbrado a México, en particular en las costas de Oaxaca a causa del sismo del pasado 20 de marzo, se encuentran dentro de la media en cuanto a intensidad y frecuencia, por lo cual se descarta también el surgimiento de un volcán en el Suroeste del Pacífico Mexicano.

            Elena Centeno García y Sergio Rodríguez Elizarrarás son investigadores del Departamento de Geología Regional del Instituto de Geología de la Universidad Nacional Autónoma de México  (UNAM) y explicaron que todo el tiempo ocurren sismos en el mundo, y que en los últimos 30 días ocurrieron siete mil 162, con un promedio de más de 200 movimientos diarios.

            En conferencia de prensa, donde estuvo presente el Director del Instituto Estatal de Protección Civil (IEPC), Manuel Maza Sánchez, precisaron que en las últimas semanas no se ha presentado ningún incremento de la sismicidad mundial, porque actualmente están ocurriendo el mismo número de temblores que en meses y años anteriores.

            Al hablar sobre el diagnóstico y estudios científicos en materia de sismicidad, los especialistas confirmaron que el sismo de 7.4 grados en la escala de Richter con epicentro en Ometepec, Guerrero –20 de marzo de 2012- obedece a la gran falla que forma la zona de subducción de la Placa Oceánica de Cocos, la cual se desliza actualmente por debajo de la placa de Norteamérica (México) y que ocasiona la serie de réplicas en esta franja del sureste mexicano.

Precisaron que los movimientos naturales se producen principalmente en las zonas de límites de placas, los cuales son grandes superficies donde una se desliza o mueve con respecto a otra placa, que nada tiene que ver con el surgimiento de algún volcán en la zona Costera, debido a que no existen las condiciones de temperatura para el nacimiento de esta estructura geológica.

A pregunta expresa, Centeno García y Rodríguez Elizarrarás indicaron que las réplicas no son porque se presenten con mayor periodicidad, sino que se ha sentido con más fuerza en zonas pobladas, pero es la misma cantidad que se han registrado en años anteriores.

Citaron algunos sismos importantes con magnitud superior a los 7.0 grados Richter ocurridos en Oaxaca, entre ellos: el del 23 de agosto de 1965; el 29 de noviembre de 1978; el 15 de enero de 1931, el 2 de agosto de 1968, el 30 de noviembre de 1999 y del reciente ocurrido el 20 de marzo del presente año.

            Indicaron que de acuerdo a códices y registros históricos también han ocurrido movimientos telúricos en la época prehispánica y en La Colonia, por lo que no debe de sorprendernos este tipo de fenómenos naturales.

            Indicaron que los sismos son prácticamente impredecibles, y si se escuchan rumores de que “un terremoto fuerte se aproxima” son solo rumores sin fundamento, debido a que los científicos no han podido generar un modelo de predicción.

            Asimismo, se debe fomentar la cultura de la prevención, que incluye: educación de qué hacer antes, durante y después de un sismo, simulacros de evacuación y reglamentos de construcción, “porque estar preparados tiene mejor efecto en la sociedad que vivir con miedos”.

¿Qué es un sismo?

Es la vibración o movimiento del suelo que se produce por un rompimiento súbito en un plano de falla en el interior del planeta; mientras que un terremoto es cuando son muy fuertes y causan gran destrucción.

Los terremotos más grandes están asociados a las zonas de subducción y a las zonas de choque entre dos continentes.

Asimismo, la escala de intensidad (escala de Mercalli) de un sismo mide su poder destructivo y sus efectos. En tanto, la escala de magnitud (escala de Richter) mide el tamaño real o la cantidad de energía liberada durante un sismo.

Se calcula a partir de la longitud de las ondas que se registran en los sismogramas. Esta escala es de tipo logarítmico; es decir, un sismo de 4.5 es 20 veces más fuerte que uno de 3.5.

 

footer

Related posts