GobOax Head

Trombosis venosa profunda: un riesgo para sus piernas y su salud

Trombosis venosa profunda: un riesgo para sus piernas y su salud

La trombosis venosa profunda es el nombre médico que se le da a una condición en la cual se forman coágulos en las venas principales de las piernas

Resulta primordial conocer sobre la trombosis venosa profunda, pues es una condición que le puede ocurrir a cualquier persona y generar graves complicaciones, que incluso, pueden llegar a ser mortales. Sin embargo, si es detectada a tiempo se puede tratar y prevenir.

La trombosis venosa profunda es el nombre médico que se le da a una condición en la cual se forman coágulos en las venas principales de las piernas, originando una hinchazón abrupta de la misma, al bloquearse las vías de retorno venoso.

De acuerdo con cifras internacionales la trombosis venosa es muy frecuente, la padecen de 1 a 7 por cada mil personas por año. Cifra que se incrementa con la edad, la inmovilidad, los anticonceptivos orales y la presencia de várices.

Coágulos que comprometen la vida

De acuerdo con el Dr. Tomás Alberti, cirujano cardiovascular y director del Centro Vascular Angios, estos coágulos que se forman en las venas profundas pueden migrar por el torrente sanguíneo hasta los pulmones y producir un tromboembolismo pulmonar, situación que compromete la oxigenación del cuerpo. También pueden originar lo que se conoce con el nombre de insuficiencia cardiaca derecha aguda, ambas, complicaciones potenciales de muerte súbita.

Las trombosis que son detectadas a tiempo pueden ser resueltas mediante un procedimiento endovascular denominado Trombolisis, mediante el cual se coloca un catéter dentro del coagulo y con el uso de un químico, se procede a disolverlo. De esta manera, se evita que las venas de las piernas queden obstruidas.

La inmovilidad: gran enemiga

La principal causa de trombosis venosa profunda es la inmovilidad. Cualquier circunstancia en la que la movilidad de una persona se ve limitada durante un tiempo prologando, puede favorecer la formación de una trombosis.

“Un viaje largo en avión o en carro compromete la circulación de retorno de la pierna, ya que ésta depende del movimiento y al tenerla doblada sin poder caminar se está elevando el riesgo de sufrir una trombosis venosa profunda. Hay que tener claro que no es la altitud lo que la produce, sino la inmovilidad. Esto es lo que se conoce como el Síndrome del viajero de clase turista.

Una persona que estuvo muchas horas sentado durante un viaje y que súbitamente presenta hinchazón en una pierna, potencialmente tiene una trombosis venosa profunda y necesita urgentemente hacerse un eco doppler dúplex a color, estudio ecográfico a través del cual se detectan bloqueos en las piernas”, explicó el Dr. Alberti.

También representan un potencial factor de riesgo las intervenciones quirúrgicas que obligan a un largo reposo post operatorio. Sobre todo, las intervenciones traumatológicas como los remplazos de cadera o de rodillas, pues se asocian con una inmovilidad más prolongada que el resto de las operaciones, incluso aquellas personas que requieren un yeso por fractura o reposo a consecuencia de un esguince, desarrollan un factor de riesgo”, explicó el especialista.

Por último, “la trombosis venosa profunda se relaciona con la enfermedad venosa crónica, es decir, con várices, con sistemas venosos anormales o problemas valvulares en las venas de las piernas. En estas personas, el flujo venoso es turbulento y tienen venas que circulan en forma invertida, lo que se conoce como reflujo venoso y es un importante factor de riesgo para la formación de coágulos”.

Cuidados post-trombóticos

Es importante tener en cuenta que después de una trombosis venosa profunda se requieren cuidados especiales, como la utilización de medias de compresión graduada y mantener un tratamiento médico permanente, porque de lo contrario pueden padecer de Síndrome post trombótico, el cual va deteriorando progresivamente la pierna, hasta ulcerarla. “Quienes sufrieron una trombosis y no mantienen un tratamiento para la pierna tienen 50 por ciento de posibilidad de desarrollar una úlcera en cinco años.

¡Cuidado con las pastillas anticonceptivas!

Los anticonceptivos orales aumentan entre 500 y 700 por ciento la posibilidad de tener una trombosis, ya que sus componentes son pro trombosis, es decir, favorecen la formación de coágulos más fácilmente. De acuerdo con el Dr. Alberti, esto no ocurre en todas las personas, pero en periodos de inmovilidad, las personas que toman pastillas anticonceptivas están aumentando el riesgo de sufrir una trombosis.

Algunas recomendaciones para prevenir trombosis

– Aumentar la actividad muscular cuando se esté sentado por mucho tiempo mejora

– Durante un vuelo caminar por la cabina o ejercitar las pantorrillas y los tobillos mientras se esté sentado, preferiblemente cada hora.

– Bajar del vehículo cada hora si se está haciendo un viaje en carro.

– Al viajar, no colocar equipaje al frente para poder estirar y mover las piernas.

– Salir de la cama y moverse tan pronto como sea posible después de una operación quirúrgica o de una enfermedad. Mientras más pronto se comience a caminar, menor es el riesgo de desarrollar un coágulo.

– Discuta con su ginecólogo el riesgo de trombosis de las pastillas anticonceptivas.

– Tratar oportunamente las várices y su causa, la enfermedad venosa crónica, reduce el riesgo de trombosis.vMariana Hernández.

Fuente: NP

Related posts