GobOax Head

Últimos días de Takeda vs Herrera en el MUPO Oaxaca

Últimos días de Takeda vs Herrera en el MUPO Oaxaca

44 piezas conforman la muestra que permanece en el MUPO hasta el 2 de junio

Dos artistas radicados en nuestro estado por más de dos décadas.

Oaxaca de Juarez, Oaxaca.- Tras la realización de una minuciosa curaduría a cargo de Guillermo Fricke y el Museo de los Pintores Oaxaqueños llega al MUPO la exposición Takeda vs Herrera, una importante revisión de la obra del japonés Shinzaburo Takeda y el defeño Raúl Herrera, quienes por más de dos décadas han radicando en la capital oaxaqueña, con propuestas que no se han limitado a la producción individual, más importante aún, a la formación de las artes plásticas en los jóvenes oaxaqueños.

24 piezas de Shinzaburo Takeda en técnicas como: tinta, óleo y dibujo, producidos en Oaxaca en las décadas que lleva radicando en el Estado. Cabe mencionar que la curaduría de esta obra corrió a cargo de Guillermo Fricke.

Por su parte, se seleccionaron 20 piezas de Raúl Herrera que al igual que Shinzaburo Takeda ha producido el mexicano durante sus años de radicar en la capital oaxaqueña.

Mucho se preguntarán qué elementos gráficos enlazan a estos dos grandes maestros adoptados por Oaxaca, para quien los conoce seguramente identificará en su proceso formativo y creativo o bien su amor por la cultura oaxaqueña y Oriental las características que los hermanan, pero mejor que sea el propio visitante quien las defina.

Como resultado de la muestra se realizó la presentación del catálogo a cargo, mismo que fue entregado a los asistentes a la charla con los artistas y que es, sin duda, un importante material para la difusión de la cultura en el estado.

Texto de sala

Oriente converge en occidente, Nudo Mixteco

Guillermo Fricke

Lo que se percibe como semejanza arroja luz sobre nuestras categorías perceptivas.

Ernst Gombrich. La máscara y la cara.

Cada arte tiene su propia lengua, es decir, los medios que sólo a él le pertenecen. Así pues, cada arte es algo cerrado en sí mismo. Cada arte es una vida propia. Es un imperio para sí.

Wassily Kandinsky. Sobre la composición escénica.

Realizar una revisión de los procesos artísticos de dos de los artistas que podemos llamar Maestros en la ciudad de Oaxaca, en toda la extensión de lo que esta palabra significa, es uno de los conductos para comprender su trayectoria artística. Se trata de dos artistas que han buscado sus lenguajes artísticos lejos de su cultura natal y que han vuelto la mirada a otras latitudes para encontrar su fuente de inspiración.

Shinzaburo Takeda (Seto, Japón, 1935) decide salir de Japón rumbo a México por recomendación de su maestro Kamiji Kitagawa, quien le cuenta lo que estaba sucediendo con los artistas comprometidos con los movimientos sociales. Llego a la ciudad de México en 1964, cobijado por la familia del también pintor y entonces maestro Luis Hishizawa. Estudió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de San Carlos así como la especialidad de litografía en la Escuela Nacional de Artes Gráficas de la SEP. Takeda decide emprenderse en una gesta heroica por toda la geografía mexicana buscando “lo mexicano”. En 1978 decide hacer de Oaxaca su patria adoptiva. Las obras Takeda muestran un gran afecto por las festividades de índole popular y han sido una constante en su obra, no por nada es reconocido como “el pintor más oaxaqueño”.

Las obras de Raúl Herrera (México, D.F., 1941) parten de la disciplina de filosofía Oriental, que ha estudiado y adoptado como filosofía de vida. “Se trata de un mexicano que practica el gesto pictórico, pues, al tiempo que con ejercicio domina su cuerpo y sus impulsos, logra realizar una obra plástica donde el momento de ejecución es determinante”. Su labor como pintor abstracto, lo ha llevado a interiorizar el trabajo de la gestación de la obra. La influencia de las culturas china y japonesa, han permeado en su labor, no solo en el uso de materiales como las tintas, sino también en el modo de atacar la obra. No hay trazo que no se justifique por un movimiento interior, ese desplazamiento del cuerpo y de la mano va acompañado de una llama interior, de un proceso meditativo anterior al gesto.

La exposición Takeda Vs. Herrera busca los puntos de convergencia de estos artistas que se encuentran produciendo y viviendo en Oaxaca. La selección de obra parte de la premisa de descubrir aquello que no había sido mostrado; aquellas piezas que continuaban en la posesión de los propios artistas y que de alguna u otra forma no se habían podido desprender de ellas. Con este cuerpo de obra descubrimos su andar artístico entre las distintas tendencias de la pintura y el arte de la segunda mitad del siglo XX. Esta revisión invita a releer a los maestros desde su producción temprana, percibiendo las esencias que los han reconocido y acompañado hasta nuestros días.

Síntesis curricular

Shinzaburo Takeda

Nació en una familia de campesinos en Seto, un pueblo de ceramistas del Japón, en 1935. Como estudiante de arte fue decisivamente influido por las enseñanzas y la obra de Tamiji Kitagawa, quien impulsó a la joven generación japonesa de la década de 1960 a integrar en el quehacer artístico no sólo una visión política, sino una la búsqueda de contenidos místicos.

Así fue como Takeda llegó a México en 1963, buscando la efervescencia política que caracterizaba por entonces al arte de la nación. En los once años que pasó en la capital de la República, Takeda se inscribió en la Academia de San Carlos, al Taller de Gráfica Popular (donde asistió a clases nocturnas), hasta sumarse a los alumnos de los muralistas en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”.

Sus habilidades como pintor le aseguraron a Takeda un trabajo en el Museo Nacional de las Culturas, donde tuvo contacto con antropólogos, arqueólogos y otros investigadores sociales que lo encaminaron a su descubrimiento de las culturas indígenas. Hacia 1975, el artista japonés disfrutó sus iniciales encuentros con el México profundo. Quizá el recuerdo más vívido de esa época, para él, sea la imagen de los voladores de Papantla.

En 1978 Takeda llegó a la región Mixteca de Oaxaca, donde fue seducido por la enorme riqueza cultural, social y natural del estado. No tardó el pintor y grabador japonés en culminar su formación mediante las enseñanzas de un chamán, con quien sostuvo un prolongado aprendizaje, definitorio de su arte.

No poco de la fascinación que Oaxaca ejerce en Shinzaburo Takeda proviene de su identificación con la cultura campesina que halló en los pueblos del sur de México. Con esto, Takeda pudo asimilarse por completo al ambiente oaxaqueño, lo cual se refleja no sólo en su obra plástica, sino también en su labor docente y de promoción artística.

Takeda se convirtió en un japonés-oaxaqueño, al grado de establecerse en la capital del estado para vivir, crear y enseñar su notable arte. Desde 1979, dedica un importante caudal de su tiempo y su energía a formar a los estudiantes de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

Además de velar por la educación de sus estudiantes, adaptando la tradición tan estrecha que une al maestro con sus discípulos en la cultura japonesa, Takeda y los pintores más talentosos que él impulsó han creado a partir de 2008 la Bienal Nacional de Artes Gráficas que lleva el nombre del veterano maestro. La Bienal se ha convertido ya en un referente artístico en México y va camino de instalarse en el ámbito internacional. Así continúa Shinzaburo Takeda su fructífera existencia en México, sin olvidar sus raíces niponas pero con la decidida voluntad de que Oaxaca sea la culminación de su destino.

Raúl Herrera

Nació en la Ciudad de México en 1941. Realizó estudios universitarios de pintura, arquitectura, estética y sicología del arte siendo alumno de Matías Goeritz, Justino Fernández, Adolfo Sánchez Vázquez y Francisco de la Maza, entre otros. Entre 1961 viaja a Europa por primera vez y vive en París, Roma, Londres, Bruselas e Ibiza. Expone de manera individual en la Galería Aut Pave, (París, Francia); Galería Al ferro di cavallo (1964, Roma, Italia); Galería L’angle Aigu (Bruselas, Bélgica), y en Corner House, Essex, Inglaterra. En 1963 fue aceptado en la Escuela Nacional de Bellas Artes de París y posteriormente ingresa a la Academia di Arte Michele Angelo y Central School of Arts (Roma, Italia y Londres, Inglaterra, respectivamente). Regresa a Ciudad de México en 1966 y expone individualmente en la Casa de Cultura de Aguascalientes, en el Palacio de Bellas Artes y en la galería Obelisco. En 1973 regresa a México y se establece con la Galería Pecanins, relación que dura hasta el presente. En 1973 recibe el Premio de Adquisición del Salón Nacional de Pintura de Bellas Artes. Participa en diversas exposiciones colectivas con la generación de la Ruptura (entre ellas, “60 de los 60”). Ha presentado más de 50 exposiciones individuales tanto en México como en el extranjero, entre ellas en el Museo de Arte Moderno (1973 y 1986), en la Ciudad de México. En 1993 se establece en la ciudad de Oaxaca, exponiendo de forma individual en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), en el Museo de los Pintores Oaxaqueños (MUPO) y en el Centro Cultural Universitario de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO), además de participar en innumerables muestras colectivas. En 2008 expone su obra en el Museo de Arte Contemporáneo de Yucatán y es invitado al Festival Cervantino de Guanajuato. Ha sido becario en tres ocasiones del Sistema Nacional de Creadores de Arte y ha sido jurado y tutor del FONCA, Programa Jóvenes Creadores a nivel estatal y nacional. Ha impartido clases de pintura y dibujo en la recientemente creada licenciatura en Artes Visuales de la UABJO, de la cual es además cofundador junto con el maestro Shinzaburo Takeda. En febrero de 2010, sufre una conmoción cerebral y tras seis meses de recuperación, abandona sus labores docentes para dedicarse enteramente a desarrollar su proyecto artístico por el cual le fue otorgada la beca del Sistema Nacional de Creadores de Arte. Han escrito sobre su obra Juan García Ponce, Jorge Alberto Manrique, Alaide Foppa, Carlos Blás Galindo, Alberto Dallal, Tobi Joysmith, Lelia Dreiben, Luis Cardoza y Aragón, Teresa del Conde, Raquel Tibol, Alberto Hijar, Roberto Vallarino, entre otros.

MUSEO DE LOS PINTORES OAXAQUEÑOS

Ave. Independencia 607 Esq. García Vigil

Centro Histórico 68000

Oaxaca, Oax.

MEXICO

Related posts