GobOax Head

Vejiga tímida, el síndrome que impide orinar en baños públicos

Vejiga tímida, el síndrome que impide orinar en baños públicos

Si es imposible para ti hacer tus necesidades cuando hay gente cerca, podrías tener un síndrome

Tener un poco de pena o sentir desagrado por ir al baño a lugares públicos puede ser hasta cierto punto normal, sin embargo, cuando hay problemas para orinar o defecar en baños públicos, se trata de un trastorno llamado paruresis o síndrome de la vejiga tímida.

Se calcula que el 5% de la población mundial padece este problema que a la larga, causa complicaciones de salud.

Problemas para orinar en baños públicos

Quienes sufren este problema tienen un temor extremo por llamar la atención de otras personas con el sonido y olores que conllevan hacer del baño, lo que les causa una incapacidad completa para hacer del baño en lugares públicos.

En los casos más graves, pueden haber problemas serios para poder viajar en vacaciones o para ir a reuniones y actos públicos, ya que resulta imposible hacer del baño en un sanitario que no sea el propio o cuando no se está completamente solo.

Aunque es una fobia poco conocida, una investigación publicada en el Journal of General Psychology, afirma que el síndrome de la vejiga tímida o paruresis afecta al 5% de la población mundial.

En la mayoría de los casos, suele presentarse de forma leve pero no debe ignorarse, ya que puede convertirse en un problema de salud serio.

Quienes padecen este síndrome, tensionan los esfínteres sólo con pensar que los ruidos corporales pueden ser escuchados por otros mientras están en el baño, hasta que llega un momento en que los esfínteres se contraen de forma involuntaria, imposibilitando por completo la acción de orinar.

“La paruresis está clasificada como un trastorno de ansiedad social, que es un intenso miedo o ansiedad a las situaciones sociales en las que el sujeto puede ser analizado por los demás”, explica el psicólogo Pedro Martínez.

¿Qué lo causa?

Los problemas para orinar en un baño público pueden ser consecuencia de un problema físico, como un problema en el aparato urinario, que dificulta el momento de orinar y crea ansiedad por el qué dirán las personas con las que se comparte el momento.

Sin embargo, la causa más habitual de los problemas para orinar en baños públicos es un problema psicológico.

“Detrás de la mayoría de los casos de paruresis está un problema psicológico generado por una mala experiencia, como la burla de algún compañero, algún comentario cuestionando su virilidad, etcétera”, agrega el especialista.

Los rasgos de personalidad también influyen en que se desarrolle el síndrome, ya que una persona tímida, insegura y dependiente de las opiniones ajenas es susceptible a evitar orinar en sitios públicos.

La vejiga tímida suele ser más frecuente en los hombres, quienes tienen que orinar mientras otro hombre está a su lado y temen ser criticados.

sumedico.com

Related posts