GobOax Head

Yudy Pineda, la monja que abandonó el hábito y ahora… ¡hace videos porno!

Yudy Pineda, la monja que abandonó el hábito y ahora… ¡hace videos porno!

Durante ocho años ella se sintió muy bien siendo monja, hasta que conoció a un hombre que daba catequesis por quien decidió dejar la vocación

Se trata de Yudy Pineda de 28 años, oriunda de Ituango, Colombia y criada en Urabá, a quien le tocó vivir una dura época de violencia, pero finalmente, a sus diez años encontró en la religión un refugio.

Durante ocho años ella se sintió muy bien siendo monja, hasta que conoció a un hombre que daba catequesis para preparar a los niños, y fue por él, por quien decidió dejar la vocación, pues sentía que no estaba haciendo lo correcto.

“Hablé con la hermana y le dije que no era correcto lo que estaba haciendo, me había enamorado, y me salí del convento”, agregó Pineda.

Luego tuvo que enfrentarse al estilo de vida de los profanos, y aunque dice que trabajaba en una reconocida empresa, debía cubrir una larga jornada laboral y recibir un sueldo que no le alcanzaba, por lo que entró en depresión. Más tarde conoció a una amiga que la invitó a ser “modelo webcam”, y fue contratada en un estudio en Medellín, donde comenzó su carrera en el mundo del entretenimiento para adultos, aunque solo duró seis meses pues no le pagaban suficiente.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de yudy pineda (@yudy.pineda) el

Después conoció a una persona con amplia experiencia en la industria porno, y gracias a su apoyo y asesoramiento ha avanzado y sus oportunidades mejoraron. Sin embargo, como ya dijimos anteriormente, Yudy no olvidó sus raíces católicas y sigue confesándose con un padre en particular, el cual aprendió a aceptar el estilo de vida que lleva y parece que se llevan muy bien:

Es una persona que está mucho, mucho, de mi lado y no me juzga. Dice que solamente el que me debe juzgar es Dios, no él. Que todos los seres humanos somos iguales. Ya ni me pone penitencias [entre risas]. Él dice que es perder el tiempo conmigo. La primera vez que yo me confesé con él, me dijo que no lo volviera a hacer, que cambiara de vida, y yo le dije: ‘No, yo no puedo cambiar de vida, porque para mí esto es un trabajo digno y artístico. Entonces, no le veo nada de malo’.

Yudy ahora tiene dos hijos, a quienes fue muy difícil explicarles el trabajo de su mamá, pero tuvo que hacerlo, ya que en el colegio les estaban haciendo bullying por su profesión.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de yudy pineda (@yudy.pineda) el

Con información de Caracol

footer

Related posts