GobOax Head

Zapatos, cuida tu salud y tu cuerpo un paso a la vez

Zapatos, cuida tu salud y tu cuerpo un paso a la vez

Recuerda que no necesitas comprar unos zapatos carísimos para ponerte en movimiento, inclusive caminar sin zapatos en la playa o por el pasto te va a ayudar muchísimo a acelerar el metabolismo y perder calorías.

 

El tipo de zapatos que usas tiene diferentes efectos sobre tu cuerpo y tu peso y por eso quería compartir contigo los beneficios o peligros de uno o de otro:

1) Mídetelos bien antes de comprarlos – Cuando vayas a la tienda mídete los DOS zapatos y camina con ellos tanto en la alfombra como en el piso más duro. Si te duelen o te aprietan en la tienda ¡NO LOS COMPRES! No pienses que “se van a estirar” ni nada de esas cosas. En el proceso, puedes hacerte daño. Piensa que mientras más cómodo, más disfrutarás ponértelo y más activo(a) estarás con ellos.

2) Mide bien tu pie para encontrar tu tamaño correcto cada vez – El pie se reduce o crece según subimos o bajamos de peso. Es por esto que es importante no dejarse llevar solo por el tamaño que usualmente compras o que has utilizado toda tu vida, sino por cómo te quede el zapato. Si bien es cierto que el largo de pie no cambiara mucho, el hecho es que según avances en tu proceso de dieta y movimiento los zapatos no te quedarán igual.

3) Alterna el tipo de zapato que uses – para los hombres esto es sencillo porque nosotros variamos entre los zapatos de salir, los tenis y/o zapatos de playa (chanclas) todos los días. Sin embargo, paras mujeres hacer esto a veces es más difícil por todas las opciones que existen para ellas. Aquí algunas cosas que deben tener en mente para escoger el tipo de zapato que van a usar cada día:

a. Zapato Alto (Tacones): Este tipo de zapato (siempre y cuando te quede cómodo) tiene muchos beneficios. Es un hecho que cuando caminas en tacones, el cuerpo tiene que hacer un esfuerzo de balance y quemas calorías más rápido que caminando en zapatillas. Además, te ayuda a fortalecer y tonificar los músculos de las piernas, haciendo que luzcas mejor. Por el otro lado, usar tacones todo el tiempo no es recomendable ya que tiene sus riesgos. El músculo de la pantorrilla al igual que el tendón de Aquiles se te pueden encoger con el tiempo, causando calambres y dolores en las piernas. Además, al usar tacones, no podrás moverte tan rápido como caminando con otro tipo de zapatos, minimizando la cantidad de movimiento que puedes hacer en el día.

b. Zapatos bajos/zapatillas (flats) y chanclas: Solo porque son bajitos, no significa que este tipo de zapato no tenga sus riesgos. Usar zapatos bajos/zapatillas o chanclas todo el tiempo también puede causar problemas en los pies, sobre todo por la falta de apoyo en el arco del pie y para el tobillo tampoco, haciendo que sea necesario poner más fuerzas en las rodillas y/o las caderas para mantener un buen paso. Eso sí, el gran beneficio de los zapatos bajos: te permiten caminar más rápido, haciendo que puedas ponerte en movimiento más fácilmente y quemar calorías.

c. Tenis (zapatillas deportivas): Para muchos el utilizar tenis o zapatillas deportivas es sinónimo de movimiento. Esto por supuesto es uno de sus mayores usos y beneficios. Ahora bien, también es necesario saber escoger los tenis ya que pueden terminar haciéndonos daño al igual que cualquier otro zapato. Si el tenis te queda muy pequeño (o sea, sientes que los dedos del pie están muy pegados a la parte de adelante del zapato) es recomendable que lo compres ½ tamaño más grande. Además, debes de utilizar el correcto dependiendo de la actividad que vayas a hacer. Por ejemplo, si los vas a utilizar para caminar o correr principalmente, entonces debes escoger unos tenis para eso, pero si vas a entrenar en un gimnasio, variando el tipo de actividad, debes usar un tenis de “todo uso” que te ofrecerá mejor apoyo.

Fuente: Huffingtonpost

footer

Related posts