GobOax Head

El gabinete de AMLO, el de mayor edad en 25 años

El gabinete de AMLO, el de mayor edad en 25 años

No es por sus looks o ideas ni por sus estrategias económicas o políticas, pero el de Andrés Manuel López Obrador será un gobierno de los 60…

El próximo presidente —de confirmarlo así el Tribunal— y los integrantes de su gabinete conforman el equipo de mayor edad en los últimos 25 años de la historia política de México.

El promedio es de 58 años, ya considerando el reciente relevo en la Secretaría de Relaciones Exteriores, en la cual ­Héctor Vasconcelos, de 73, dejó su lugar a Marcelo Ebrard, de 59… Con el embajador, la media habría alcanzado 60 años cumplidos.

“Se confrontan dos visiones: una moderna, a cargo de generaciones de mediana edad, y otra que regresará al pasado, pero el reto es que no sea para anclarse, sino para catapultarse hacia un futuro, rescatando lo provechoso de antaño”, reflexionó la doctora Betty Zanolli, historiadora y catedrática de la UNAM.

“A la edad habría que añadir el análisis de las competencias profesionales. La exministra Sánchez Cordero, por ejemplo, conoce mucho del Poder Judicial, pero desconocemos qué tanto de lo administrativo, por eso la edad no garantiza nada. En algunos casos podría ser señal de ideas ya superadas, pero en otros de visión sólida”, afirmó Arturo Cossío Zazueta, académico de la Facultad de Derecho de la máxima casa de estudios.

Crónica sumó los años del mandatario en turno y de todos sus colaboradores del gabinete central desde la administración de Ernesto Zedillo en 1994 hasta ahora; es decir, cinco sexenios…  El registro de edad de cada funcionario se tomó al 1 de diciembre, fecha estipulada para el inicio de las administraciones.

Mientras los ahora propuestos por AMLO promediarán 58 años para el 1 de diciembre de 2018,  el gabinete de Enrique Peña Nieto promediaba 54 años al entrar en funciones; el de Felipe Calderón 49; el de Vicente Fox 51 y el de Ernesto Zedillo 46.

En el lapso analizado, la edad de los gobernantes aumentó 12 años en un país en el cual, de manera paradójica, se ha multiplicado el número de jóvenes.

La etiqueta añosa de los lopezobradoristas se mantiene pese a la elección de dos de los funcionarios más jóvenes en el historial de las administraciones públicas: Román Meyer Falcón, un reconocido arquitecto y urbanista de 35 años, quien despachará en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y sobre todo Luisa María Alcalde Luján, quien tendrá 31 años al primero de diciembre y ocupará la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Es hija de Bertha Luján, contralora de la capital durante la Jefatura de Gobierno de AMLO y quien ha ocupado diversos puestos directivos en el Movimiento de Regeneración Nacional. En cinco años, Luisa María —egresada de la Facultad de Derecho— pasó de ser una sensual modelo en el video promocional de Morena como asociación civil, a elegida para encabezar la STPS.

“Su aparición en el video tiene poco que ver con sus capacidades, la tuve como alumna y sé que es brillante y con mucho criterio, su padre se dedica a cuestiones laborales y desde pequeña ha estado en contacto con el tema, y lo vimos en su oposición a la reforma laboral en la Cámara de Diputados. No es que de edecán haya sido promocionada al gabinete”, comentó Cossío, quien fue su maestro en la clase de derecho penal.

Sin Meyer ni Luján, el promedio de edad de quienes conforman el gabinete morenista subiría hasta 62 años.

Los ejemplos más representativos entre el grupo de veteranos son el propio López Obrador, quien arrancará su gobierno con 65 años y es, por mucho, el presidente de mayor edad en el último cuarto de siglo y el segundo en la historia: Victoriano Huerta llegó a la Presidencia con casi 68 años, tras el asesinato de Francisco I. Madero en 1913. López Obrador superó a Adolfo Ruiz Cortines, quien al comenzar su gestión, en 1952, tenía 62 años 11 meses.

Otros son el anunciado en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes: Javier Jiménez Espriú, quien tendrá 81 años y se convertirá en uno de los titulares más viejos en la memoria nacional. “Quienes hemos sido universitarios de muchas décadas, sabemos que el ingeniero es garantía de gran compromiso y trayectoria, un hombre con visión, y México hoy requiere experimentados, no aprendices”, dijo Zanolli.

Olga Sánchez Cordero entrará próxima a los 72, misma edad de Jorge Alcocer Varela en la Secretaría de Salud.

Otros sesentones entre los nominados son: Alfonso Durazo Montaño (64) en la Secretaría de Seguridad Pública; Carlos Urzúa Macías (63) en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público; Víctor Villalobos Arámbula (66) en la Secretaría de Agricultura; Miguel Torruco Marqués (67) en la Secretaría de Turismo y Esteban Moctezuma Barragán (64) en la Secretaría de Educación Pública, presente otra vez en un gabinete después de 25 años.

“En las últimas décadas se ha dado una especie de gerontofobia, se piensa que la vejez anquilosa. Si revisamos dónde ha habido regímenes con personas de edad avanzada apuntamos a Rusia, los países de la cortina de hierro; aquí en México se criticó mucho a Porfirio Díaz, por su gerontocracia, pero también tenía luces como Justo Sierra, hemos malentendido el concepto de ancianidad. La propia palabra Senado viene de anciano”, explicó la doctora Zanolli.

“Lo diferente ahora es que ha sido la juventud la que votó por este proyecto… Nos impresiona que lleguen personas de tercera edad, pero no olvidemos el origen indígena de México y, como en la Grecia espartana y ateniense, es el consejo de ancianos el que lleva el bastón de mando en los pueblos. Si hubo un mayo del 68 fue por hombres como Sartre o Russell, que estaban entre los 60 y 90 años, y así encendieron a la juventud. Hoy en México hay esperanza de que así suceda, ojalá no nos equivoquemos”.

En los promedios, no se contempló al encargado de la Secretaría de Cultura, pues en los sexenios pasados no había un puesto homólogo. Tampoco se compararon las edades de los secretarios de Marina y Defensa Nacional, porque el tabasqueño aún no ha definido quiénes ­desempeñarán esos cargos.

En el caso de la Secretaría de la Función Pública, se consideró a Virgilio Andrade como el primer titular del gobierno peñista, aun cuando la dependencia desapareció al inicio del sexenio y fue revivida hasta principios de 2015.

Fuente: Crónica

Related posts