GobOax Head

Las tres complicaciones principales del parto

Las tres complicaciones principales del parto

Aproximadamente entre un 10 y un 20 por ciento de las mujeres embarazadas pueden sufrir problemas en el parto.

 

Las causas son muy variadas, aunque destacan haber tenido alguna cesárea previa, que la futura mamá tenga más de 40 años, que la gestante haya tenido diabetes gestacional o presencia de hipertensión arterial durante el embarazo. Todas estas situaciones, al igual que los partos gemelares, favorecen que existan complicaciones.

El miedo a tener dificultades durante el parto existe, pero tal y como aclara Matías Brandt, ginecólogo del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, las complicaciones se pueden prevenir. “Una de las mejores medidas preventivas para evitar complicaciones es el control estricto del peso, una actividad física adecuada y un buen manejo obstétrico”.

El especialista indica que existen tres situaciones que entrañan más riesgo:

Las hemorragias tras el parto

La hemorragia está asociada a un tamaño grande del feto o a los embarazos gemelares; también es más frecuente en las cesáreas frente al parto vaginal. Las mujeres con miomas también son más propensas a sufrir hemorragias.

Brandt especifica que la edad es otro factor que aumenta el riesgo de hemorragia. “Las mujeres mayores de 40 años tienen más dificultad para que se contraiga el útero tras el parto, un factor que favorece la aparición de hemorragias. Otros factores que dificultan la contracción del útero son los partos muy largos. La obesidad de la madre es también un factor prevenible que aumenta el riesgo de hemorragia”, añade.

Infecciones

Las infecciones se producen con más frecuencia en gestantes que han permanecido con la bolsa rota durante mucho tiempo.

Una de las situaciones que aumenta el riesgo de infección con respecto al parto vaginal son las cesáreas. Unidos a estos factores también incrementa la posibilidad de infección el parto instrumental y la obesidad materna.

Presencia de hipertensión arterial

Por último, Brandt especifica que la hipertensión arterial es otro de las principales complicaciones.

“La hipertensión en gestantes no tiene por qué asociarse a una hipertensión previa y se puede desarrollar exclusivamente durante la gestación”, indica.

El especialista insiste en que llevar un adecuado control gestacional es la principal herramienta para impedir que aparezcan complicaciones.

“Para evitar aumentar de peso es muy importante que la gestante siga una dieta que no incremente el número de calorías que la madre consumía antes del embarazo (en el caso de mujeres con normopeso). También es muy recomendable realizar ejercicio físico aeróbico incluso en mujeres que nunca han realizado ninguna clase de deporte. La gestación es un buen  momento para empezar”, concluye.

Fuente: Ciudate Plus

Related posts